Iván Duque y Gustavo Petro se enfrentarán en segunda vuelta, tras una votación histórica en Colombia

647

Bogotá. El derechista Iván Duque y el izquierdista Gustavo Petro irán a una segunda vuelta el 17 de junio para decidir quién será el próximo presidente de Colombia, después de que ninguno logró el domingo los votos necesarios para consagrarse en primera ronda.

Con el 99,40% de las mesas escrutadas, Iván Duque obtenía 39,11% de votos, seguido de Gustavo Petro, con 25,10%, y Sergio Fajardo en tercer lugar con 23,76%.

La elección y la campaña transcurrió entre el temor de que la derecha destruya el acuerdo de paz con la ex guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) o que un cambio de modelo de la izquierda provoque una crisis económica y social.

Duque es un abogado experto en economía de 41 años que pertenece al partido Centro Democrático, que dirige el ex presidente Álvaro Uribe, y goza del respaldo de los inversionistas por sus propuestas de reducir impuestos. Además es partidario de cambiar el acuerdo de paz para impedir que ex comandantes de las FARC ocupen curules en el Congreso.

Petro, un economista de 58 años de la coalición Colombia Humana y quien fue alcalde de Bogotá y perteneció a la exguerrilla del M-19, promete mantener el acuerdo de paz, reducir la dependencia económica del petróleo y el carbón, y recortar la brecha social con ideas que generan temor entre los empresarios, como la compra de tierras por parte del Estado a terratenientes.

Iván Duque votó en Bogotá con la esperanza de ganar las elecciones para gobernar el país “sin espejo retrovisor”.

En horas de la mañana, el presidente colombiano, Juan Manuel Santos invitó a los colombianos a votar “por el bien de las próximas generaciones” en las elecciones que se celebran este domingo en el país para escoger a su sucesor.

Además, dijo que espera que sea “la elección con la mayor participación en la historia de Colombia“, ya que en los últimos meses se inscribieron para hacerlo muchos ciudadanos, lo que consideró “un buen augurio” en un país donde la abstención suele ser cercana al 50%.