La historia del futbolista escocés que juega con brazalete para presos

383

El jugador del Dundee FC, Paul McGowan, fue protagonista en el futbol escocés al jugar con un brazalete electrónico para presos con libertad condicional.

El tobillo del mediocampista acaparó los reflectores e inundó de bromas las redes sociales durante la derrota por 1-2 ante St. Mirren en el primer día de actividades de la Liga Escocesa.

El jugador de 30 años, que hizo ocho apariciones en el Celtic, acumula cinco problemas legales en ocho años, incluido un ataque a dos policías y un agente de apoyo.

Pero su última condena fue por escupir a una persona fuera de un club nocturno en Dundee después de los premios de final de temporada del club en mayo, de acuerdo con información de The Sports Bible.

A McGowan nuevamente se le liberó de la cárcel pero se le otorgaron 200 horas de servicio comunitario no remunerado, se le obligó a pagar a su víctima 200 libras esterlinas como compensación y quedar bajo supervisión durante un año.

Su libertad condicionada también incluye un toque de queda que le impedirá jugar partidos de la tarde entre semana para Dundee, como fue el caso en 2015 cuando se le ordenó estar en casa todos los días a las 19:00 horas.