La Iglesia salvadoreña pide perdón por “maltratos” al canonizado monseñor Óscar Romero

107

La Iglesia católica de El Salvador ha pedido perdón por los ataques que cometió contra monseñor Óscar Arnulfo Romero en vida y después de que fuera asesinado, informa la AFP.

Romero, canonizado por el papa Francisco el pasado 14 de octubre, era reconocido por su lucha en defensa de los pobres, los derechos humanos y su oposición a la dictadura militar salvadoreña. Romero fue asesinado mientras oficiaba una misa el 24 de marzo de 1980 por un francotirador contratado por la ultraderecha del país centroamericano.

“Pido perdón por aquella parte de la Iglesia que maltrató a monseñor Romero y lo difamó, incluido sus hermanos obispos”, dijo este domingo el arzobispo de San Salvador, José Luis Escobar, durante una misa de acción de gracias por la canonización.

“Una actitud antievangélica”

Desde la Iglesia “lo atacaron en una actitud antievangélica y no solo en vida, aún después de su muerte martirial. Pedimos perdón al santo pueblo de Dios por todo el escándalo que esa actitud injusta le causó” a Romero, agregó el arzobispo en la misa celebrada en San Salvador, y a la que acudieron los presidentes de los tres poderes del Estado.

Escobar además dijo que hubo otros sacerdotes, religiosas y laicos que ahora figuran como “mártires” porque también “ofrendaron su vida por la fe”. Según AFP, cerca de una veintena de sacerdotes fueron asesinados durante la dictadura.

Los sacerdotes conservadores dentro de la Iglesia católica intentaron durante años bloquear la canonización de Romero, considerado ‘la voz de los sin voz’ por defender a los pobres reprimidos. De acuerdo con Clare Dixon, jefe para América Latina de la Agencia Católica para el Desarrollo Exterior, además se ejerció presión diplomática y política sobre el Vaticano en los años posteriores a la muerte de Romero para bloquear los esfuerzos de cara a declararlo santo.