La India: La Policía investiga el uso de hormonas de crecimiento en niñas retenidas en burdeles

524

La India, policía india está investigando el uso de hormonas del crecimiento en un caso de tráfico sexual, tras el arresto de ocho personas acusadas de explotación de niños en burdeles del estado de Telangana.

Once muchachas, entre ellas cuatro menores de siete años, fueron rescatadas de burdeles en el pueblo del templo de Yadagirigutta, donde fueron preparadas para convertirse en esclavas sexuales, según ha informado Mahesh Bhagwat, oficial de la policía india. “Los traficantes nos han confesado que estaban inyectando hormonas a las niñas”.

“Está claro que las chicas fueron preparadas e inyectadas con drogas para que parecieran mayores de su edad real”, añadió Bhagwat. “También estamos buscando al médico que suministra las drogas a los traficantes”.

De las aproximadamente 20 millones de niñas y mujeres que trabajan en la industria del sexo en la India, 16 millones son víctimas de tráfico sexual, según datos aportados por organizaciones no gubernamentales. Un informe de 2017 del gobierno de Bengala Occidental destacó el trato brutal de las niñas retenidas a la fuerza en burdeles, un proceso que a menudo incluye violaciones, palizas y hambre.

El uso de hormonas del crecimiento, así como de drogas para sedar a las niñas mientras son transportadas de un lugar a otro, es muy habitual , pero rara vez se investiga, según han denunciado varias organizaciones de activistas del país. “En la mayoría de los rescates, nos encontramos con chicas jóvenes que han sido inyectadas con drogas para parecer mayores”, dijo Rishi Kant, integrante de la organización benéfica antitrata Shakti Vahini. “La policía lo menciona en su informe y no se molesta en investigar más este aspecto”.

Los ocho traficantes arrestados en los registros del lunes pagaron a las familias hasta 200,000 rupias indias (2.500 euros) por cada niña. En otros casos, los traficantes acuden a la captación de jóvenes que han quedado huérfanos y desprotegidos. El médico que suministra las drogas a los burdeles cobró 25,000 rupias (312 euros) por cada niña, según el comunicado ofrecido por la Policía india.

Bhagwat también informó de que los traficantes intentaron hacer creer de que las niñas eran parte de una familia, incluso matricularon a algunas de ellas en la escuela. “Pero las investigaciones revelaron que, de hecho, estaban siendo preparadas para dedicarse a la prostitución”, dijo.

Uma Chatterjee, una psicóloga que trabaja con supervivientes de la trata, dijo que el uso de hormonas del crecimiento es una fase común del proceso de preparación. “Las víctimas a menudo nos cuentan cosas sobre las drogas que se les dan para que sean ‘más saludables, más bonitas o más inteligentes'”, explicó.

Un nuevo proyecto de ley contra la trata, que está a la espera de la aprobación final del parlamento antes de convertirse en ley, establece que inyectar drogas será un “delito agravado” con un castigo severo.