La NASA señala que Volcán de Fuego expulsó la mayor cantidad de gases tóxicos en la era satelital

847

El pasado domingo, el Volcán de Fuego hizo erupción y dejó toda la furia de la naturaleza sobre Guatemala, es por eso que la Administración Nacional Aérea y del Espacio (NASA por sus siglas en inglés), decidió difundir imágenes del instante de lo sucedido.

Estas imágenes fueron captadas por los expertos desde el espacio y muestran el instante en qué ocurrió este desastre natural, la cual arrojó una explosiva erupción que provocó el lanzamiento de cenizas a miles de metros de altura en la atmósfera.

Esta mortífera mezcla de ceniza, fragmentos de rocas y gases se precipitaron hacia las barrancas y cauce de ríos en las faldas del volcán, como se pudo apreciar y que les costó la vida a decenas de personas.

Se va el Avion

Además de la ceniza, esta columna contiene componentes gaseosos invisibles al ojo humano, entre los que podemos encontrar el dióxido de sulfuro. Según la NASA, este gas, puede afectar la salud humana, irritando los conductos nasales y orales.

La mayor cantidad de gases tóxicos en la era satelital

NASA

Según el artículo A Deadly Eruption Rocks Guatemala, publicado por el Observatorio de la tierra de la NASA, el Volcán de Fuego expulsó el pasado fin de semana la carga de sulfuro más grande en la era satelital, envió una mezcla de cenizas, fragmentos de rocas y gases mortales.

Carn explica que “debido a que esos materiales volcánicos se mueven a velocidades superiores a los 80 kilómetros por hora, pudieron derribar fácilmente árboles, casas o cualquier cosa encontrada en su camino”.

El Centro consultivo de ceniza volcánica de Washington estimó que la columna de flujo piroclástico alcanzó 15 kilómetros de altura y contenía gases tóxicos (dióxido de sulfuro) invisibles al ojo humano, pero que afectan la salud de las personas, irritando la nariz y garganta cuando se respira.

Los sensores satelitales de datos atmosféricos infrarrojos (AIRS en inglés), el satélite Aqua y el que usa la NASA para medir  la capa de ozono diariamente (OMPS), que hacen frecuentes observaciones del dióxido de sulfuro, mostraron concentraciones de estos gases tóxicos en la troposfera media, o sea,  a 8 kilómetros de altura sobre el nivel del mar.

Los datos atmosféricos indican que varias horas después de la erupción se registraron grandes cantidades de dióxido de sulfuro en el límite de la primera capa atmosférica, es decir, la troposfera.