Le negaron más cerveza en un vuelo, armó un escándalo y ahora enfrenta 20 años de prisión

688

Un pasajero de American Airlines inició un altercado en pleno vuelo después de que un azafato se negara a seguir sirviéndole alcohol, según un informe del FBI, citado por The Washington Post. El hombre, identificado como Jason Felix, ahora enfrenta hasta 20 años de prisión por interferir con la tripulación de vuelo.

Durante el vuelo desde Saint Croix (Islas Vírgenes de EE.UU.) a Miami, Felix pidió varias cervezas, dirigiéndose en cada oportunidad al azafato con insultos. También se paró en su asiento en varias ocasiones, lo que provocó que un hombre que iba sentado en el asiento del pasillo tuviera que levantarse cada vez, según la declaración jurada del FBI.

Resultó que el pasajero del asiento del pasillo era un oficial de la Policía de las Islas Vírgenes de EE.UU., quien luego afirmó que conocía a Felix desde antes debido a su reputación en la pequeña isla.

En una ocasión, Felix exigió otra cerveza y el aeromozo se negó a servírsela hasta que el avión aterrizara en el sur de la Florida. El pasajero se molestó e intentó atacar al empleado de la aerolínea. Todo lo ocurrido fue grabado por otro pasajero en una serie de videos.

“Tiene que sentarse por favor. No va a tomar más cerveza”, dijo el asistente, según el video de otro pasajero. “¡Llegaremos en una hora!”, agregó el azafato. “¿Eres mi ‘barman’?”, preguntó Félix. “Sí, soy su ‘barman’. Usted ya ha tomado suficiente”, contestó el asistente de vuelo y luego se alejó.

De repente, Felix atacó al pasajero del pasillo. El policía aseguró que el hombre descontrolado le escupió sangre y le arrancó la camisa. Otros pasajeros intentaron separar a Felix del oficial. Entonces, el piloto pidió por el altavoz a todos los pasajeros que se sentaran y se abrocharan los cinturones de seguridad.

“Voy a matarte. Sé que eres un policía”, le gritó Felix al pasajero del pasillo, que fue trasladado a otro asiento por su propia seguridad. En otra grabación se escucha a personas pidiéndole a Félix que se calme. “No, no quiero relajarme”, respondió.

Félix permaneció sentado durante el resto del vuelo e intentó sin éxito pedir más cerveza. No está claro cuántas bebidas consumió mientras estuvo a bordo. Una vez que el avión llegó al Aeropuerto Internacional de Miami, al menos cuatro policías lo abordaron y lo escoltaron afuera. El hombre fue arrestado y permanecerá retenido hasta una audiencia que definirá su condena.