Los puertorriqueños protestan contra los recortes para pagar la deuda

28

Masivas manifestaciones han sido convocadas este viernes en Puerto Rico contra los recortes de gasto público aplicados por el Gobierno de este territorio no incorporado de Estados Unidos para pagar su enorme deuda pública. La población protesta contra las malas condiciones económicas que están atravesando la isla, ya conocida como ‘la Grecia del Caribe’.

El Movimiento Independentista Nacional Hostosiano de Puerto Rico ha mostrado su respaldo a la concentración de este 24 de julio frente al Capitolio en San Juan, informan medios locales.

Los manifestantes muestran su rechazo a las acciones del Gobierno que “continúa poniendo el pago de una deuda impagable por encima de los servicios del pueblo”. “Ya basta de pedirle más sacrificios a un pueblo que ya se ha sacrificado”, aseguran desde el movimiento.

Al borde del ‘default’

La isla acumuló una elevada deuda que se atribuye a varias instituciones y se aproxima ya a su fecha de vencimiento. Puerto Rico afronta la amenaza del ‘default’, ya que su deuda pública asciende a 73.000 millones de dólares.

El gobernador de Puerto Rico, Alejandro García Padilla, reconoce que la deuda de la isla es “impagable” y considera que hay que sacar a la nación de la “espiral mortal” en la que están envueltas sus finanzas públicas.

El Gobierno central debe destinar aproximadamente 93 millones de dólares mensualmente para pagar sus bonos de obligación general. Ello es crucial para Puerto Rico, porque su Constitución requiere que dichos bonos sean pagados antes que cualquier otro.

El actual estatus político de Puerto Rico impide a sus ciudadanos adoptar decisiones soberanas para solucionar sus grandes problemas económicos y sociales. Al tratarse de un Estado Libre Asociado, Puerto Rico no puede declararse en bancarrota y reestructurar su deuda según la legislación federal.

Por tanto, “el impago de sus deudas posiblemente dejaría a la isla, a sus acreedores y a sus residentes en un limbo financiero y legal que, al igual que la crisis griega, podría tardar años en solucionarse”, informa el diario ‘The New York Times’.

Un grupo de trabajo, establecido por García Padilla, tendrá que elaborar hasta finales de agosto un plan de revisión económica y fiscal de cinco años. Los pagos realizados hasta el momento indican que Puerto Rico desea fervientemente evitar un ‘default’ antes de esa fecha.

Reacción del pueblo

Más de la mitad de los 3,6 millones de residentes de Puerto Rico vive en condiciones de pobreza. El desempleo ha alcanzado el 15%.

El número de emigrantes puertorriqueños que abandona su Patria en busca de una vida mejor en EE.UU. batió este junio el récord de los últimos 60 años.

Al tratar de solventar la crisis, Puerto Rico subió los impuestos el pasado mes de mayo. Sin embargo, ello puede empujar aún más a sus ciudadanos a tomar la decisión de marcharse.

Posición estadounidense

En junio, la Casa Blanca descartó prestar cualquier ayuda financiera a Puerto Rico, pero aseguró que el gobierno federal ofrecerá asesoramiento y un grupo de trabajo para identificar los posibles programas federales que puedan aliviar la difícil situación económica del territorio. Pero de momento sus declaraciones no se han convertido en acciones prácticas de ayuda.