Mahmud Abbás en la ONU: “Jerusalén no está a la venta”

197

“Jerusalén no está a la venta”, dijo este jueves el presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmud Abbás, al abrir su discurso en el 73 período de sesiones de la Asamblea General de la ONU, en Nueva York.

En el podio más importante de la ONU, Abbás aclaró que “los derechos del pueblo palestino no están aquí para ser negociados”.

Sin embargo, señaló que “no nos oponemos a las negociaciones y seguiremos tendiendo la mano a la paz. La paz es la única senda”, en relación al histórico conflicto palestino-israelí.

El dignatario, pidió, una vez más, a Israel, cuyo primer ministro Benjamín Netanyahu habla este mismo jueves en el organismo internacional, que reconozca a Palestina, en especial sobre las fronteras de 1967.

“¿Podrían preguntarle a Israel qué es lo que se entiende por la tierra de Israel?”, dijo Abbás e insistió “¿dónde están las fronteras de Israel?”.

Abbás demandó a las naciones que integran la ONU a condenar e invalidar la ley “Estado-Nación”, aprobada en Israel, al considerar que la normativa “llevará a la creación de un Estado racista y de apartheid, algo que invalida la solución de dos Estados”.

Relación con EE.UU.

Abbás manifestó su “decepción” con el gobierno estadounidense y el presidente Donald Trump, por sovacar las negociaciones y su compromiso con la paz en Medio Oriente.

Si bien Trump ha dicho que apoya una solución de dos Estados, Abbás señaló que en la práctica ocurre lo contrario, luego que la administración estadounidense decidiera trasladar su embajada en Israel a Jerusalén, el recorte de fondos a la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Oriente Próximo (UNRWA, por sus siglas en inglés), o el cierre de la embajada de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) en Washington.

“La administración (de EE.UU.) ha deshonrado sus compromisos previos y ha socavado la solución de los dos Estados. Es irónico que siga hablando del ‘Acuerdo del Siglo’. ¿Qué tienen para darle al pueblo palestino? ¿Únicamente cuestiones humanitarias?”, enfatizó Abbás.