Más de 200 mujeres y niñas liberadas por Boko Haram están embarazadas

81

Son testimonios desgarradores, a los que se suman ahora los informes médicos que dan cuenta de decenas de embarazos no deseados, producto de violaciones constantes.

El director ejecutivo del Fondo de Población de Naciones Unidas, Babatunde Osotimehin, reveló al nigeriano Daily Mail que al menos 214 mujeres y niñas, de entre el millar de rehenes que han sido rescatados de las manos de Boko Haram en el noreste de Nigeria en los últimos días, están embarazadas.

“Algunas están visiblemente embarazadas y otras han dado positivo en las pruebas”, añadió el funcionario.

La prensa ha accedido poco a poco al testimonio de las jóvenes. “Me convirtieron en un objeto sexual. Hacían turnos para acostarse conmigo. Ahora estoy embarazada y no sé quién es el padre”, contó Asabe Aliyu, de 23 años, secuestrada durante 6 meses por el grupo terrorista.

Crónica de una fuga

Aunque los disparos señalaban la proximidad de los salvadores, el horror no terminaba: los combatientes de Boko Haram lapidaban a las prisioneras, un vehículo militar arrollaba a varias niñas y mujeres, y tres morían por el estallido de una mina cuando caminaban hacia su libertad.

Entre lágrimas y sonrisas, y los ojos llenos de dolor, las sobrevivientes que habían pasado meses en poder de los extremistas islámicos narraron sus vivencias trágicas a AP en su primer día fuera de la zona de conflicto.

“Aquellas de nosotras que sobrevivieron sólo debemos alabar a Dios por estar vivas”, señaló Lami Musa, de 27 años, que mecía a su niña de cinco días de nacida.

Musa fue una de las 275 niñas, mujeres y sus hijos chicos que recibían atención médica y se los anotaba en un registro un día después de que se los pusiera a salvo. Muchas de estas personas estaban confundidas y traumatizadas.

Las fuerzas militares de Nigeria dijeron que en la última semana liberaron a casi 700 personas que Boko Haram tenía prisioneras. Se desconoce si entre las liberadas figuraban las llamadas “niñas chibok”, cuyo secuestro colectivo de una escuela hace un año suscitó la indignación mundial y propició el inicio de una campaña en internet para liberarlas con el hashtag #BringBackOurGirls.

Musa estuvo en el primer grupo de mujeres y menores rescatadas a las que se transportó por tierra durante tres días hasta lugar seguro en el campamento para refugiados de Malkohi, una polvosa escuela abandonada que se encuentra entre árboles frente a un cuartel militar en las afueras de Yola, capital del estado de Adamawa, en el noreste.

Gracias a la operación de rescate efectuada la semana pasada, Musa se salvó de que la desposaran a la fuerza con uno de los asesinos de su esposo, narró la víctima.

“Me llevaron porque me casarían con uno de sus comandantes”, dijo Musa en referencia a los extremistas que la secuestraron de su aldea después de que mataron a su esposo y la obligaran a abandonar a sus tres hijos chicos, de quienes no sabe nada. Estos hechos ocurrieron hace cinco meses en la aldea Lassa.

Fuente: Infobae