México recibe avanzada caravana de migrantes hondureños que enfurece a Trump

202

Avanzada caravana de migrante llega a México, según el ministerio de Exteriores mexicano. Estos han sido recibidos por un dispositivo de policías, agentes de migración y organismos de derechos humanos. La mayor parte, de este grupo de migrantes que suma cerca de 4,000 personas, aún se encuentra en la ciudad guatemalteca fronteriza, Tecun Uman. Los funcionarios de México atienden las primeras peticiones de estatus de refugiado.

Los primeros migrantes cruzaron el puente fronterizo entre Tecún Umán (Guatemala) y Ciudad Hidalgo (México), y algunos más utilizaron barcazas para cruzar el río Suchiate, según la organización Pueblo Sin Fronteras. “Tenemos entendido que no han cruzado grandes contingentes”, dice Gina Garibo, de esta ONG, antes de dejar en claro que ellos no promueven la caravana aunque están a la expectativa para “que no haya represión ni violencia” y estarán pendientes de cualquier violación que se pueda presentar.

Mientras el presidente Donald Trump ha amenazado con represalias si la caravana continúan hacia este país y presiona a México para que la detenga. Por su parte, el Gobierno mexicano ha solicitado la intervención de la Organización de Naciones Unidas para atender las posibles solicitudes de refugio de la caravana migrante.

Garibo denuncia que tras iniciar el cruce de migrantes, las autoridades de México detuvieron de manera violenta al mexicano Irineo Mujica, quien apoya a la caravana, durante una manifestación pacífica en Ciudad Hidalgo. “Mujica es un claro ejemplo de la criminalización de los activistas de derechos humanos”, afirmó esta integrante de Pueblo Sin Fronteras al sostener que él solo ejercía sus derechos y participaba en una manifestación.

Mientras, el Instituto Nacional de Migración de México afirma que Mujica “agredió” a personal migratorio y a policías municipales y federales durante una revisión migratoria en Ciudad Hidalgo (México) que le pidieron sus documentos de identidad.

La caravana de migrantes hondureños salió el pasado 13 de octubre de San Pedro Sula con la intención de llegar a México para continuar después a Estados Unidos.

Las autoridades mexicanas enviaron a su frontera sur a oficiales de la Policía Federal para acompañar un operativo del Instituto Nacional de Migración, que incluye la observación de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos. Según informa NBC, el gobierno mexicano ha enviado un refuerzo de 500 policías federales adicionales a la frontera sur.