Saltillo. A poco más de 24 horas de que un migrante fue arrollado por el tren y perdió la vida partido en dos en el ejido “La Reata”, un  hondureño corrió con más suerte al solo sufrir la amputación de su pierna derecha tras caer debajo de las ruedas del monstruo de acero.

Los hechos ocurrieron cerca de las 5 de la tarde de este miércoles en las vías del tren ubicadas sobre Felipe Berriozabal y Principal de la colonia El Tanquecito, a pocos metros de entrar al túnel, en donde el migrante perdió la pisada y cayó de uno de los vagones.

Los habitantes del sector escucharon los fuertes gritos del hondureño, quien no soportaba el fuerte dolor de la pierna la cual le quedó destrozada. Rápidamente dieron aviso al Sistema Estatal de Emergencias, acudiendo elementos de la Policía Municipal quienes corroboraron el reporte, solicitando el apoyo de una ambulancia de Bomberos.

Los paramédicos comenzaron a brindarle atención pre hospitalaria, la pierna estaba hecha pedazos y no se podría hacer nada por salvarla. El lesionado estaba consciente y fue llevado de inmediato al Hospital General en donde lograron estabilizarlo y después tuvieron que retirar lo que había quedado de su extremidad.