Muere celebrando triunfo de Brasil al caerse su copa de vino

250

Una mujer brasileña murió en un extraño y trágico accidente mientras celebraba el triunfo de su selección ante Serbia, cuando tropezó y cayó sobre la copa de vino que sostenía en su mano.

Tamra Maiochi, de 30 años, sufrió el inusual accidente cuando el árbitro pitó el silbato después del partido del miércoles, que le dio el pase a octavos de final al equipo brasileño en Rusia.

Un informe policial detalla que Maiochi estaba sentada en un sofá sosteniendo su teléfono celular en una mano y bebiendo vino en una copa de cristal que tenía en la otra.

Cuando se puso de pie junto al resto de los presentes para celebrar la victoria de Brasil al final del juego, perdió el equilibrio e intentó sostenerse en una mesa de centro para evitar caerse.

Lamentablemente, ella resbaló y cayó sobre la copa de vino, que se rompió en pedazos. Los fragmentos de vidrio se incrustaron en su cuello y le cortaron la vena yugular.

En cuestión de segundos la escena de un eufórico festejo se convirtió en tragedia y todos se avocaron a intentar salvarle la vida a Tamra.

Los amigos de la mujer trataron de contener la sangre colocando toallas alrededor de su cuello, pero para cuando los servicios de emergencia llegaron a la casa, ella ya estaba muerta.

Luciano Carneiro de Paiva, jefe de la policía, dijo que se iniciará una investigación sobre la muerte de Maiochi, a pesar de que todo indica que se trató de un trágico accidente.

Mientras tanto, el cuerpo de la joven fue trasladado a su natal Conchal, en el estado de Sao Paulo, donde su funeral se llevará a cabo este viernes, según detalla Daily Mail.

En medio de los festejos y la emoción que se vive por el fútbol en este Mundial, los aficionados de distintos países han sido protagonistas de varios accidentes, aunque parece que ninguno tan extraño como este.

Esta semana también fallecieron dos hinchas colombianos justo cuando veían el partido de su selección, mismo que ganaron y los llevó a la siguiente fase. Sin embargo, ninguno de los dos alcanzó a ver el triunfo porque sufrieron un infarto antes de pitazo final del árbitro.