Mueren de un infarto dos colombianos viendo el partido de su selección

674

Dos aficionados colombianos no resistieron el estrés que les provocó el partido contra Senegal, que le dio el pase a octavos de final a la Selección de Colombia, y cayeron fulminados por un paro cardiaco; los casos se registraron en distintos puntos del país.

La primera muerte se reportó en Armenia, la capital del departamento de Quindío, con un hombre que ya tenía antecedentes de molestias coronarias.

La víctima del paro cardiaco fue un hombre de 34 años que se encontraba disfrutando del partido en su casa junto a su familia.

En algún momento del emocionante partido, el hombre sufrió repentinamente un infartó y cayó fulminado frente a su familia. Aunque intentaron reanimarlo, ya no reaccionó, según detalla AFP.

El otro caso se registró en Sabanalarga, en el departamento del Atlántico, y la víctima fue un docente pensionado de 78 años, que fue identificado como Antonio Castillo.

De acuerdo con los familiares, el hombre empezó a alterarse cuando el árbitro marcó un penal contra Colombia, mismo que luego fue anulado por la verificación con el Video Arbitraje.

“Eso no era penal, nos van a robar el partido”, gritó Castillo, mientras veía el partido en un bar.

Luego de eso el profesor se dirigió al baño, y tras tardarse varios minutos de ausencia sus familiares fueron a buscarlo para ver que ocurría.

Cuando entraron al baño lo encontraron tendido en el suelo.

De acuerdo con BLU Radio, el hombre padecía por problemas cardiacos y su médico le había recomendado no tener “emociones fuertes”.

Sin embargo, el penalti que parecía darle ventaja Senegal lo alteró demasiado y lamentablemente se fue sin saber que su equipo pasó a octavos de final.

El partido entre Colombia y Senegal concluyó con el triunfo de los “cafeteros”, con un marcador de 1-0 luego de que se anulara el penalti del equipo africano.

En medio de la fiesta del fútbol alrededor del mundo se han registrado varias tragedias entre algunos los fanáticos, que en medio de los partidos o festejos son víctimas de alguna desgracia.