Niña de tres años muere tras tiroteo en Miami

20

Un poco más allá de un parque, hay un par de guantes médicos azules, pedazos de vidrio esparcidos y un charco de sangre seca que se resiste a que los socorristas lo limpien completamente. Es un recordatorio de la jovial niña “habladora” que mataron a tiros el sábado por la mañana afuera del complejo de viviendas Liberty Square de Miami.

La pequeña, cuyo nombre no ha sido revelado por la policía, fue identificada por un conocido de la familia como Naila Jones, una niña feliz de 4 años que solía visitar su apartamento a muy corta distancia de donde le dispararon.

La niña, que inicialmente se dijo que tenía 3 años, murió en el hospital North Shore, según aclaró posteriormente la policía.

“Estaba acostada y escuché ‘pop, pop, pop, pop’, como cuatro o cinco disparos”, dijo Natasha Bellamy, de 48 años. “Salí corriendo y la vi acostada” sobre un charco de sangre. Bellamy, quien gritó con angustia cuando vio el cuerpo inerte, dijo que al menos una bala le había atravesado el mentón a la niña.

Otro niño y un adulto resultaron heridos por cristales rotos durante el tiroteo. El niño fue llevado al Hospital Jackson Memorial para recibir tratamiento, dijo la Policía de Miami el sábado por la noche. Anteriormente, la Policía había dicho que dos “niños pequeños” habían resultado heridos.

“Era una bebé”

En una década viviendo en Liberty Square, Bellamy dijo que se ha acostumbrado al sonido de los disparos, generalmente después que se pone el sol, pero nunca ha presenciado algo tan horrible.

“Era una bebé”, dijo Bellamy.

El portavoz de la policía de Miami, Michael Vega, dijo que el incidente ocurrió antes de las 10:20 de la mañana en NW 13 Court y la Calle 65. Tras abandonar su carro en la Calle 62 del Noroeste, el sospechoso se entregó a la Policía cerca de las 2 de la tarde, dijo Vega. Su nombre no se ha divulgado todavía.

“El motivo del tiroteo aún no está claro”, agregó Vega.

El alcalde de Miami, Francis Suárez, estaba en un torneo juvenil de baloncesto en el Centro Juvenil Overtown el sábado por la mañana cuando se enteró del tiroteo en el que niños resultaron heridos. Rápidamente se fue a Liberty Square, donde dijo que se había enterado por la Policía que el tiroteo parecía estar vinculado a una disputa por dinero entre un hermano y una hermana.

Le dijeron que el hermano le disparó a su hermana, que estaba en un automóvil con tres niños adentro. La niña de 4 años resultó herida de muerte. Uno de los otros dos niños fue alcanzado por los cristales rotos y lo llevaron al Jackson Memorial Hospital.

Suárez dijo que la madre condujo a la niña de 4 años al hospital, donde la niña murió.

“¿Qué tipo de problema pudo haber sido este para causar que alguien cometa un acto violento contra su hermana sabiendo que hay niños en el vehículo que pueden herir? Es incomprensible”, dijo Suárez, que estaba con la familia cuando se enteraron que la niña había muerto.

“Un día muy trágico en la ciudad”

Dijo que la niña vivía en un apartamento con más de media docena de otros niños, algunos de los cuales preguntaban si la verían el domingo de Pascua. Anteriormente el sábado, el equipo SWAT de Miami recibió una llamada en el Pequeño Haití, donde un hombre suicida tomó a otro como rehén antes de suicidarse.

“Fue obviamente un día muy trágico en la ciudad”, dijo. “Es otro acto desafortunado y sin sentido de violencia que debe detenerse. La gente necesita encontrar otras formas de resolver el conflicto en vez de empuñar un arma”.

El superintendente de las escuelas de Miami-Dade, Alberto Carvalho, dijo en Twitter el sábado por la tarde:

“¡Trágicamente inaceptable! ¿Qué mensaje se envía a los niños cuando, aún pequeños, se convierten en víctimas de la violencia con las armas de fuego? “, dijo. “Una niña de 3 años [sic] fue asesinada. Claramente, nosotros como comunidad no estamos haciendo lo suficiente”.

El 1 de julio del 2006, una niña de 9 años llamada Sherdavia Jenkins murió al ser alcanzada por una bala perdida mientras jugaba en la entrada de su casa en Liberty Square, el mismo vecindario.

El 20 de febrero del 2016, King Carter, de 6 años, estudiante de primer grado en la escuela primaria Van E. Blanton, murió baleado frente a su apartamento en el noroeste de Miami-Dade. El niño quedó atrapado en el fuego cruzado de grupos rivales.

Esta historia ha sido actualizada con nueva información de la Policía de Miami.