“No deben tener ni paz ni descanso”: Una demócrata llama a la confrontación con el equipo de Trump

130

Maxine Waters, una miembro demócrata de la Cámara de Representantes de EE.UU. para el distrito congresional 43 de California, dice que el personal de la Administración del presidente Donald Trump debería esperar hostigamiento en restaurantes, gasolineras e incluso ante sus hogares como forma de protesta por su política de inmigración. Varios de ellos ya han sido confrontados en lugares públicos.

Waters, una acérrima crítica de Trump, entusiasmó a la multitud este sábado durante un mitin, en el que llamó a hostigar al equipo de la Casa Blanca. No debería haber “ni paz ni descanso” para las personas responsables de que los niños sean separados de sus padres, una de las medidas de la política de ‘tolerancia cero’ a la inmigración promovida por Trump, dijo Waters. Más tarde la demócrata repitió sus palabras durante una entrevista con MSNBC.

Las declaraciones de Waters provocaron una serie de reacciones en Twitter que iban desde el apoyo abierto hasta la crítica, y algunos usuarios llegaron a tildarla de loca.

Sus detractores consideran que su discurso es incendiario y la acusaron de “incitar disturbios”. “Maxine Waters está en la televisión nacional de EE.UU. llamando literalmente a provocar disturbios. Esto se está volviendo real”, escribió un usuario.

Este miércoles el presidente estadounidense dio marcha atrás en su política de separación familiar de inmigrantes ilegales, presionado por una ola de protestas en todo EE.UU. Sin embargo, la abolición de la medida no ha evitado que los miembros de su equipo hayan tenido que enfrentarse ya a un tratamiento frío en lugares públicos.

Una de los integrantes del equipo de Trump que experimentó ese rechazo es la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Sarah Sanders, que fue expulsada de un restaurante el viernes. También la secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, y el asesor de Trump, Stephen Miller, fueron confrontados en restaurantes mexicanos en la ciudad de Washington. Además, una multitud de personas se concentró ante el domicilio de Nielsen como forma de protesta.