Pareciera que el terrorismo tiene un nuevo y hasta el momento infalible modus operandi con el que ha conseguido sembrar el horror en diferentes ciudades europeas desde el verano del año pasado. A partir del 14 de junio de 2016 cuando un camión embistió a una multitud que celebraba el Día de La Bastilla en una popular zona de Niza, hasta el atropello masivo de Barcelona el pasado 17 de agosto, son ocho los atentados ocurridos en ciudades con este mortal procedimiento.

El 14 de julio un hombre atropelló con un camión y mató a 85 personas que celebraban el Día Nacional de Francia. Finalmente fue abatido por la policía.