Ocho policías colombianos fueron asesinados en un ataque con explosivos en el noroeste del país

353

Los agentes acompañaban a funcionarios de la Unidad Nacional de Restitución de Tierras cuando la caravana voló por una fuerte explosión. La Policía señaló en un comunicado que los fallecidos son un subintendente y siete patrulleros.

“La Policía Nacional rechaza este acto terrorista y de manera conjunta con las demás autoridades adelantan los trabajos tendientes a ubicar y capturar a los responsables lo antes posible”, señaló la Policía en un comunicado. Aunque se desconocen los autores del ataque, en la región de Urabá, que limita con Panamá, operan diferentes grupos, entre ellos, el Clan del Golfo, la mayor banda criminal del país de origen paramilitar, señaló la Policía.

Los fallecidos son el subintendente Fabio Sarmiento y los patrulleros Never Alfonso Sierra Franco, John Jairo González Cardona, José David Pérez Hernández, Darlin Rodríguez Sarabia, Jorge Pacheco Solano, Giovanny Rodríguez Castaño y José Alejandro Sade Ballesteros.

La Policía rechazó el ataque, que calificó de “acto terrorista”, y expresó sus condolencias para las familias de los fallecidos.

El Ejército y la Policía pusieron en marcha una operación en zonas rurales y urbanas de San Pedro de Urabá en busca del grupo armado que perpetró el ataque.

El Clan del Golfo, que se hace llamar Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC), nació tras la desmovilización de las paramilitares Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) en 2006 y se convirtió en la banda criminal más buscada del país, dedicada al narcotráfico y a la minería ilegal, principalmente.

En septiembre pasado, la banda, liderada por Dairo Antonio Úsuga, alias Otoniel, anunció su intención de someterse a la Justicia.