Once muertos y 79 heridos en una nueva jornada de violencia en Nicaragua, según una ONG

677

La “madre de todas las marchas”, en apoyo a las 83 mujeres que han perdido a sus hijos durante las protestas contra el gobierno de Daniel Ortega en Nicaragua, terminó este miércoles con un tiroteo en el que se reportaron al menos 11 muertos y 79 heridos es el saldo de víctimas de los ataques ocurridos entre ayer y hoy durante las manifestaciones a favor y en contra del Gobierno de Daniel Ortega, informó el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh).

El ataque ocurrió en las inmediaciones de la Universidad Centroamericana (UCA), mientras las madres agradecían a cientos de miles de nicaragüenses haberlas acompañado en la caminata de este miércoles con motivo del Día de las Madres.

Testigos del tiroteo afirmaron que el ataque fue perpetrado por agentes de la Policía Nacional y fuerzas de choque conocidas como “turbas”, que esperaban a los manifestantes en un costado de la marcha.

Algunas personas dijeron temer que entre los atacantes hubiera francotiradores, ya que al inicio únicamente escuchaban los disparos, sin identificar a los agresores.

Al tiroteo se sumó el ataque contra varios medios de comunición como Radio Ya, Radio Darío y 100% Noticias, según reportes de los portales en Twitter

El medio de comunicación 100% Noticias reportó el miércoles en la noche que “turbas” del gobierno de Ortega estaban atacando las instalaciones del noticiero y transmitió en vivo las protestas en Managua a través de Facebook.

“Nicaragua nos pertenece a todos y aquí nos quedamos todos”, dijo Ortega en un discurso ante sus seguidores concentrados en la avenida de Bolívar a Chávez, en Managua.

“Los dueños de Nicaragua somos todos los nicaragüenses, independientemente del pensamiento político, ideológico o religioso. Nicaragua no es propiedad privada de nadie”, agregó.

La carretera a Masaya, una de las más amplias y transitadas de Managua, se vio desbordada por una “marea” de colores azul y blanco, que representan la bandera de Nicaragua.

La multitud cubrió todo el ancho de la vía, que en algunos momentos superó los 20 metros, por más de 5 kilómetros, desde el extremo sureste hasta el centro de la capital nicaragüense.

La mayoría de las mujeres que perdieron a sus hijos participaron en la manifestación, que se inició con la canción “Madres vandálicas nicaragüenses”, inspirada en una palabra que utilizó la vicepresidenta Rosario Murillo el pasado mes de abril, para referirse a los manifestantes, así como en el dolor causado por la muerte de decenas de jóvenes.

Las multitudes marcharon con pancartas que exhibían mensajes como “¡No tenemos miedo!”, “Estos muertos en vida porque nos matan a nuestros hijos”, o “Que se rinda tu madre, porque nosotras no”.

Los jóvenes lucieron pancartas con las frases “Podría ser tu hijo”, “Como el Gobierno no puede meternos sus ideas en la cabeza, nos mete balas”, o “Ni resignación, ni perdón, ni olvido, ¡Justicia para las Madres!”.

Junto con las madres y sus familiares, marcharon trabajadores del sector privado, jóvenes, estudiantes universitarios y escolares, amas de casa, profesionales, comerciantes, campesinos, entre otros, tanto a pie como en automóviles y motocicletas.

Los manifestantes responsabilizaron del tiroteo a las fuerzas “parapoliciales” del Gobierno, y advirtieron que no se dejarían intimidar.

La manifestación contó con el apoyo de la empresa privada, estudiantes universitarios, trabajadores, sector académico, sociedad civil, entre otros fragmentos de la sociedad nicaragüense.

Marchas similares se realizaron en diferentes departamentos (provincias) de Nicaragua, como en Masaya, donde las madres de los “caídos” cargaron ofrendas florales en sus manos, o en Jinotega, donde las fuerzas policías y oficialistas conocidas como turbas atacaron a un grupo de manifestantes.

Nicaragua atraviesa una crisis sociopolítica que ha dejado al menos 83 muertos desde el 18 de abril.

La mayoría de las víctimas son estudiantes universitarios, y la causa más frecuente de muerte fue por disparos certeros en la cabeza, cuello y torso, por lo que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) no descartó que el gobierno de Nicaragua haya realizado “ejecuciones extrajudiciales”.