Partes de Texas continúan en peligro

419

El gobernador de Texas Greg Abbott culpó este viernes a los medios de los rumores de una probable escasez de gasolina en su estado y en el país por los daños en las instalaciones petroleras y refinerías dejados por la tormenta tropical Harvey.

“En parte es una reacción a los informes de prensa”, dijo Abbott, sobre la presunta escasez de combustibles. “Hay suficiente gasolina en Estados Unidos y en Texas”, afirmó, indicando que para reducir las preocupaciones se está trabajando con los estados de Oklahoma, Luisiana y Nuevo México para tener el abastecimiento necesario.

Entre las decisiones tomadas, señaló que se ha revertido el bombeo en el oleoducto que va de Texas a Oklahoma y ese estado está ahora enviando la gasolina por vía terrestre. También las refinerías de Corpus Christi están refinando y ha suspendido temporalmente las regulaciones para que camiones de gasolina de otros estados puedan ingresar a Texas sin problemas.

“Pronto volveremos a la normalidad”, indicó Abbott, enfatizando que aunque se ha iniciado la recuperación en algunos lugares, otros siguen en peligro, como Baumant, donde el río Neches ha subido 2 metros por encima de su récord y posiblemente seguirá subiendo la próxima semana.