Quito, la primera ciudad del mundo en ser declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad

191

El 8 de septiembre, de hace 40 años, Quito, la capital de Ecuador, fue declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

1978 fue el primer año en el que la Unesco dio estos reconocimientos. Ese año, la organización declaró Patrimonio de la Humanidad a 12 lugares, siendo Quito la única urbe en recibirlo como ciudad entera, pero lo celebró junto a las también ecuatorianas Islas Galápagos.

Esta ciudad fue fundada, oficialmente, por los españoles, el 6 de diciembre de 1534, pero es mucho más antigua. Por eso, el sociólogo quiteño Sebastián Salazar la cataloga como una “ciudad inmortal”, por “su carácter milenario”, que “nace hace más de 10.000 años, fue la última capital de los incas (1460-1532) y sede de la presidencia de la Real Audiencia de Quito (1563-1822), hoy capital de la República”.

Para el país y Latinoamérica, esta urbe, que hoy alberga poco más de 2.239.100 habitantes —según el censo de 2010—, es importante, históricamente, porque en “Quito fue el primer grito de la independencia [de América], en Quito empezó la revolución [10 de agosto de 1809]”, dice la comunicadora quiteña Karen González.

El Centro Histórico mejor conservado

Quito, entre otros atractivos, tiene el Centro Histórico, uno de los mejor conservados de América Latina, un “espacio que es único, es una de las joyas de los patrimonios culturales de la humanidad y la mayor en Suramérica”, dice en entrevista Verónica Sevilla, gerente de Quito Turismo.

Por el Centro Histórico quiteño pasó, en 2017, el 67 % de los 1.652.912 turistas nacionales y extranjeros que visitaron Quito, según Sevilla, para ver “su riqueza arquitectónica, su riqueza cultural y el patrimonio vivo” que está en este espacio.

Las edificaciones de este lugar, que ocupa 320 hectáreas, conjugan el arte barroco con el de indígenas locales. En este espacio se pueden encontrar 40 iglesias y capillas y 16 conventos [incluyendo algunos de clausura] y monasterios de las órdenes católicas más importantes.

Es, además, el lugar donde se concentran los edificios administrativos del Gobierno Nacional, como el Palacio de Carondelet, sede de la Presidencia; así como del poder del municipio de Quito.