Rajoy se resiste a dimitir en medio del desánimo de los diputados del PP

602

Mariano Rajoy ha cargado contra Pedro Sánchez en un duro duelo de descalificaciones con llamamiento final, o desesperado, a la Cámara para que se piense bien antes de votar las consecuencias de un Gobierno levantado sobre una mayoría ‘frankenstein’. El presidente del Gobierno se ha esforzado en invitar al dirigente socialista a que explique cómo, con quién, para qué y con qué hipotecas con los independentistas aspira al poder. En varios episodios del rifirrafe de casi horas con el aspirante a La Moncloa pareció dar por hecho que Sánchez está apunto de ganar la moción de censura. Así lo entendieron sus diputados al acompañar el dato con las caras de funeral de los ministros.

Ante la insistencia de Sánchez en pedir su dimisión por la última sentencia del‘caso Gürtel’, Rajoy saltó con la propuesta contraria. “No tengo que dimitir mientras tenga el apoyo de los ciudadanos y la confianza de la Cámara”, dijo para destacar que es el dirigente socialistas quien no tiene ninguna de las cualidades porque perdió los comicios de 2015 y 2016, con los peores resultados de la historia del PSOE, fracasó en su intento de investidura y tiene 50 escaños menos que el PP.

“Dimita usted”, exclamó el jefe del Ejecutivo indignado con que Sánchez se empeñe y se presente como candidato sin haber ganado las elecciones ni explicar al Congreso un proyecto político o de gobierno concreto salvo el compromiso de mantener el Proyecto de Presupuestos Generales del Estado.

Rajoy negó al aspirante socialista la legitimidad necesaria para alcanzar La Moncloa en todos los términos, desde el de las urnas hasta la carencia de “una idea de país” o la falta de un programa económico que sirva para mantener la recuperación.

Para el presidente del Gobierno, el secretario general de los socialistas se limita a hacer “chantaje” al país bajo la premisa: “la corrupción o yo”. En uno de sus mensajes al conjunto de la Cámara que sonaba a miedo a la derrota en la votación invitó a los 350 diputados a reflexionar. “Sean absolutamente conscientes de lo que van a hacer porque eso es muy importante”, repitió cada vez que resaltaba las incoherencias y bandazos con que, a su juicio, se comporta Sánchez desde que aterrizó en la política.

También ironizó Rajoy con la disposición de Sánchez a gobernar con los Presupuestos del PP que combatió en el Congreso y le preguntó (inutilmente) si va a manter la intervención de las cuentas de la Generalitat o si va a instar a la Fiscalía para procurar que salgan de la cárcel los jefes independentistas presos como le piden Quim Torra y ERC.

Después de meses de colaboración entre Gobierno y PSOE en la aplicación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña, Rajoy se ha preguntado si, en caso de que gane la moción, tendrá que hablar de este asunto con sus aliados en ese empeño: ERC y PDeCAT. “¿Con quién habrá que hablar ahora de los asuntos de Cataluña, con usted o con sus socios?”, ha interpelado, para añadir después: “¿Percibe el aroma del absurdo?”.

El jefe del Ejecutivo concluyó que no sabía “cómo habrá convencido a sus socios” para que le apoyen, pero sí daba por hecho que no será “bueno para España”. Comentó que “es una moción de censura a los españoles porque no le ha hecho caso a usted en las urnas” y que eso es lo que más le preocupa. “Eso es lo que más me preocupa porque yo voy a seguir siendo español”, remachó.