Revelan que uno de los principales procesos de la evolución humana se debió a un fallo génico

409

El aumento del volumen cerebral durante la evolución humana pudo en gran parte deberse a un fallo génico. Así lo estima el biólogo belga Pierre Vanderhaeghen, quien estudia el origen de algunos tramos del ácido desoxirribonucleico (ADN) que relacionan a los humanos de hoy con sus ancestros lejanos.

El laboratorio que encabeza este profesor detectó tres genes responsables del envío de mensajes entre células, que se transformaron hace aproximadamente 3,5 millones de años. Todo ese grupo génico, denominado colectivamente NOTCH 2NL, experimentó un ‘error de copiar y pegar’ en comparación con el clúster NOTCH original, presente en otros animales.

La función específica de los tres genes es controlar la velocidad de crecimiento y diferenciación de las células madre en el cerebro, detalla un artículo que publicó la semana pasada la revista digital Horizon. Se trata de células iniciadoras que se transforman en un número determinado de neuronas y células nerviosas auxiliares, algo que influye sobre la expansión del propio cerebro.

El cambio se produjo durante la época del australopiteco, lo que confirman muestras del genoma colectadas en África. Los genes conllevaron a más neuronas y tejido cerebral en los descendientes de aquel hombre primitivo, cree Vanderhaeghen. La versión actual del NOTCH 2NL estuvo presente posteriormente tanto en los neandertales como los denisovanos y los cromañones, la especie moderna de los humanos.