Rusia inicia mañana las mayores maniobras militares desde la Guerra Fría

144

Rusia inicia mañana las mayores maniobras militares desde los tiempos de la Guerra Fría, exhibición de fuerza que coincide con el peor momento de sus relaciones con Occidente en la historia reciente.

Cerca de 300,000 militares participarán en las maniobras Vostok-2018 (Oriente-2018), que durarán hasta el próximo día 17 y que, según Moscú, no suponen ninguna amenaza para otros países.

El ministro de Defensa de Rusia, Serguei Shoigú, calificó estos ejercicios como los más importantes desde las maniobras Zapad-81 (Oeste-81), realizados en 1981, “tanto por la superficie que cubren como por el número de fuerzas y órganos de mando militar que participan”.

“Las maniobras no apuntan a otros países y se corresponden con la doctrina militar (rusa), que es de carácter defensivo”, declaró la semana pasada el jefe del Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas de Rusia, el general Vladímir Guerásimov.

También la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, María Zajárova, negó que las Vostok-2018 amenacen a los países de la OTAN y constituyan los preparativos para un conflicto armado de envergadura.

“Hemos oído declaraciones en ese sentido de representantes de la OTAN y de algunos países miembros. Lamentablemente, ya estamos habituados a ellas. En Occidente siguen buscando una amenaza rusa en cualquier acontecimiento, y no hay base para ello”, dijo la portavoz de la Cancillería.

En una intervención ante agregados militares de las misiones diplomáticas acreditadas en Moscú, Guerásimov señaló que Rusia celebra anualmente ejercicios que tienen lugar, como regla, en una sola circunscripción militar, pero que esta vez se ha optado por una formato más amplio, con varios teatros de operaciones.

Explicó que las Vostok-2018, que se llevarán a cabo bajo el mando del ministro de Defensa, participan dos de las cuatro circunscripciones militares del país, Centro y Oriente, las flotas del Pacífico y del Norte, así como unidades dependientes del mando central.

“No tienen nada de extraordinario; simplemente ha llegado el momento de realizarlas”, dijo Guerásimov, quien añadió que se trata de las primeras maniobras, que no ejercicios, militares que se llevan a cabo en el país desde la desintegración de la Unión Soviética.

Precisó que en ellas participarán un total de 297,000 militares, más de un millar de aviones, helicópteros y drones, hasta 36,000 carros de combate y otros vehículos blindados, y hasta 80 buques.

“Los comandantes y los estados mayores de cualquier circunscripción militar o rama de las fuerzas armadas están en condiciones de organizar reagrupaciones a grandes distancias y cumplir misiones en terreno desconocido”, agregó el jefe del Estado Mayor General.

Destacó que en los años 2013 y 2014 se lograron subsanar una serie de deficiencias en la preparación de las tropas, lo que permitió en septiembre de 2015 “desplegar en un breve plazo una agrupación militar rusa en la República rabe Siria”.

“Como resultado, por primera vez en la historia reciente de Rusia las fuerzas armadas comenzaron a emplearse en un teatro de operaciones distante”, indicó.

Expertos militares rusos consideran absolutamente necesarias este tipo de maniobras, con desplazamiento de numerosas fuerzas a lugares distantes, habida cuenta la gran extensión del país.

“A Occidente le venía muy bien que nuestras unidades y estados mayores no tuvieran experiencia de combate, capacidad de interactuar. Pero los tiempos han cambiado” declaró el senador Franz Klintsévich, miembro del comité de Defensa del Consejo de la Federación, la Cámara alta del Parlamento ruso.

Observadores de 57 países, así como la misión de enlace de la OTAN y la representación de la Unión Europea, presenciarán las maniobras, que contarán con la asistencia del presidente ruso, Vladímir Putin.