Rusia restringe parte de su espacio aéreo a Estados Unidos

10

El Gobierno de Rusia limitará a partir del 1 de enero de 2018 el número de aeródromos que podrán utilizar los aviones de Estados Unidos que realizan los vuelos de observación en el marco del Tratado de Cielos Abiertos, una decisión que adopta en respuesta a las restricciones del Ejecutivo norteamericano, según ha informado la agencia de noticias rusa Sputnik.

“A partir del 1 de enero Rusia reducirá el número de aeródromos accesibles para los observadores estadounidenses, tratándose de una medida de respuesta a las restricciones análogas que prevé introducir Estados Unidos contra los observadores rusos”, ha asegurado una fuente militar rusa.

La fuente consultada ha dicho que Estados Unidos prevé cerrar para los observadores rusos el espacio aéreo sobre Alaska y Hawái y reducir la distancia de los vuelos de observación.

El periódico ‘The Wall Street Journal’ ha informado de que el Gobierno estadounidense planea restringir los vuelos que realizan los aviones militares rusos sobre el territorio de Estados Unidos en el marco del Tratado de Cielos Abiertos, con restricciones a los vuelos sobre Alaska y Hawái.

Las restricciones de Estados Unidos, según el rotativo, son la respuesta a la prohibición de Rusia de sobrevolar Kaliningrado, enclave ruso entre Lituania y Polonia. En virtud del Tratado de Cielos Abiertos, la distancia de un vuelo de observación puede ser de hasta 5.500 kilómetros, pero Rusia redujo esta distancia hasta solo 500 kilómetros en el caso de Kaliningrado, señaló el periódico.

Firmado en 1992 en Helsinki, el Tratado de Cielos Abiertos establece un programa de vuelos de observación sobre el territorio de los países signatarios y se ha convertido en una de las medidas más importantes para construir un escenario de confianza durante la Guerra Fría.

El documento autoriza a los observadores militares a obtener imágenes de movimientos de tropas y buques en un vasto territorio desde la ciudad canadiense de Vancouver hasta el puerto de Vladivostok, en el Lejano Oriente ruso. El tratado cuenta actualmente con 34 signatarios, incluida Rusia, que lo ratificó en mayo de 2001.