Un periodista de Telemundo, Fernando Mejía, cubría las inundaciones en Houston cuando llegó a una zona cercana a las represas. Los vecinos habían estado bien durante la mañana, pero la presión del agua acumulada hizo que las autoridades realizaran desagotes, y ese barrio se cubrió de agua.

Mientras recorría las calles con el agua a la altura de sus caderas, que además subía rápidamente, Mejía hablaba con los vecinos que trataban de sacar sus pertenencias más valiosas en bolsas de plástico. Le advirtieron sobre una mujer atrapada en su casa.

“Ahí fue cuando nos enteramos de Cheryl Smith“, dijo.

La mujer se había mudado a Houston luego de haber sufrido una pérdida total de su bienes, y lo que creía que había sido la peor experiencia de su vida, en Nueva Orleans, durante el Huracán Katrina, en 2005.

“Horrible, terrible. No sé adónde ir ahora”, dijo la mujer, con un agotamiento indisimulable.

El periodista la ayudó a salir de su casa -la mujer apenas llevaba sus documentos y alimentos para sus mascotas-, y llegar hasta su automóvil, que estaba en una zona más elevada, todavía no afectada por la inundación.