Se salvó de ser asesinado por Pablo Escobar y ahora vive de los ‘narcotours’ en Medellín

106

Carlos era un policía de Medellín durante los tiempos turbios que esta ciudad colombiana vivió bajo la gran influencia del capo de la droga Pablo Escobar.

Por su trabajo en ese entonces estuvo a punto de morir en varias oportunidades, a manos de Escobar o sus secuaces. “Mírate, Pablo Escobar. Trataste de matarme muchas veces, pero fallaste”, dice Carlos en un testimonio que recoge The Guardian en un documental.

Ahora, el expolicía se dedica a realizar ‘narcotours’ para extranjeros que llegan a Medellín para conocer sobre la vida de Escobar, los lugares que frecuentaba y todo lo que significó para esa ciudad colombiana.

“En este momento estoy ganando plata a tu nombre”, dice Carlos frente a la tumba del mafioso en el documental.

Carlos señala a quienes acuden a los ‘narcotours’ que Escobar no es el “Robin Hood” que muchos creen en el exterior y que Medellín no quiere ser conocida por su pasado narcotraficante.

“Para mí, [Pablo Escobar] es un pobre ‘hijueputa'”, dice sin tapujos el expolicía, ahora empleado como guía turístico de la Alcaldía de Medellín, quien comentó que el entonces capo de la droga colombiano pagaba 647 dólares por policía asesinado.

Desmitificar a Pablo Escobar

La idea de los ‘narcotours’ es desmitificar la figura que tienen en el extranjero de Escobar y de la ciudad sobre la que ejercía influencia. En el documental también aparece el alcalde de Medellín, Federico Gutiérrez, quien dice que la ciudad que gobierna no es como la pinta Netflix, por ejemplo, y eso es lo que quieren hacer saber a los turistas.

“Estamos cambiando los símbolos de la ilegalidad por símbolos de la esperanza”; porque “han estado por encima los victimarios y no las víctimas, miles de víctimas”, comenta.

Según el burgomaestre, el edificio Mónaco, donde vivió Escobar, será demolido y se convertirá pronto en un parque en memoria de las víctimas del Cartel de Medellín.