Secuestraron y mataron a un sacerdote de la Basílica de Guadalupe, el máximo recinto católico de los mexicanos

7

El presbítero y capellán del Coro de la Basílica de Guadalupe, Moisés Fabila Reyes, apareció muerto el miércoles por la noche luego de haber sido secuestrado hace 23 días en el municipio de Cuernavaca, en Morelos, uno de los estados con altos índices de violencia en el país.

El secuestro ocurrió mientras el sacerdote realizaba un viaje con la familia. Es el tercer sacerdote que aparece muerto en abril.

Sus familiares informaron que ya habían cumplido con el pago del rescate luego de una negociación en la que la petición inicial de los secuestradores fue 2 millones de pesos (USD 105.800).

La Basílica de Guadalupe es el escenario de una de las peregrinaciones más importantes en América Latina, que se realiza el 12 de diciembre cuando se recuerda la aparición de la Virgen de Guadalupe al indígena Juan Diego.

El año pasado, los peregrinos rebasaron los 7 millones de personas.

Distintas arquidiócesis y grupos católicos se han pronunciado sus condolencias por la muerte del sacerdote.

El 20 de abril fue asesinado a balazos dentro de una iglesia el sacerdote Juan Miguel Contreras, en el estado de Jalisco.

El 19 de abril también fue asesinado a puñaladas dentro de una iglesia Rubén Alcántara, vicario de la Diócesis de Cuautitlán Izcalli en el Estado de México.