Segunda caravana permanecerá hoy en Huixtla, Chiapas

120

Debido a que muchas personas vienen cansadas y a diferencias con la organización Pueblos sin Fronteras que los acompaña, los integrantes de la segunda caravana de migrantes centroamericanos acordaron permanecer un día más en Huixtla y continuar su camino el viernes a Mapastepec.

El acuerdo fue tomado durante una reunión efectuada la noche del miércoles en el parque central, donde pernoctaron hombres, mujeres y niños que ayer por la mañana partieron de Tapachula y caminaron 40 kilómetros bajo un intenso sol y a ratos de la lluvia.

Representantes del grupo denunciaron durante el encuentro que poco antes de llegar a Huixtla, agentes del Instituto Nacional de Migración (INM) detuvieron a “cientos” de sus compañeros y otros se entregaron voluntariamente.

Los problemas para la caravana comenzaron por la mañana del miércoles, cuando algunos de sus representantes, hondureños que vienen desde el inicio de la caminata, prácticamente corrieron a los integrantes de Pueblos sin Fronteras que los acompañaban y los despojaron de los chalecos verdes que los caracteriza.

Por lo mismo, los migrantes, hondureños mayoritariamente, aunque vienen también guatemaltecos y salvadoreños, caminaron en pequeños grupos y dispersos, con la presencia cercana de patrullas de la Policía Federal para evitar que subieran en camiones, supuestamente para prevenir accidentes.

Antes de llegar a Huixtla, los agentes del INM realizaron operativos para detener a los centroamericanos, sin que hasta esta mañana se haya dado a conocer el número de personas que fueron trasladadas a la estación migratoria Siglo 21, con sede en Tapachula, a 40 kilómetros de esta ciudad, para su deportación.

“En la tarde que veníamos un grupo de cien personas, porque los demás ya se habían adelantado y nosotros nos quedamos atrás, en la entrada de a Huixtla llegó la policía para tratar de detenernos. Eran dos camionetas y como 10 patrullas; algunos de los de adelante regresaron para apoyarnos; cuando estaban poniendo la barrera corrimos y nos escapamos. Vi que detuvieron a unos cinco y nosotros nos escapamos”, dijo Leónides Méndez, de Guatemala.

“Yo salí prácticamente gateando para escapar; se me fue el cansancio de la caminata de todo el día y ni sentí la ampolla que traigo”, dijo.

“Si los integrantes de Pueblos sin Fronteras hubieran venido con nosotros, se habría evitado la detención o la entrega voluntaria de entre 400 y 500 compañeros que ahora serán deportados” a sus países de origen, recriminaron varios de los miembros de la caravana durante la reunión de anoche.

“Entre 400 y 500 sueños americanos serán regresados a Honduras por la desorganización, la falta de unidad y de coordinación”, expresó uno de los representantes del grupo.

Ante la situación, varios de los representantes de la caravana propusieron ofrecer disculpas a la agrupación Pueblos sin Fronteras para que retome el acompañamiento, porque “si hoy el INM agarró a 500, mañana serán mil. Necesitamos ayuda y que alguien que nos dirija porque ya somos menos de dos mil personas por las detenciones”.

Luego acordaron formar comités de seguridad e invitar a los miembros de Pueblos sin Fronteras a que retomen el acompañamiento de la caravana para que continúe su marcha y alcance en la Ciudad de México al primer grupo que se encuentra en Oaxaca.

Antes de la media noche llegaron varios integrantes de Pueblos sin Fronteras, encabezados por su director, Irineo Mújica, a quienes los migrantes ofrecieron disculpas y les pidieron que continúen con el grupo.

Irineo planteó entonces que se realizara una reunión con todos los integrantes de la caravana este jueves a las 10 horas y se tome una decisión colectiva, no sólo con los representantes. “Ustedes se están dando un balazo en el pie”, les dijo. “Nosotros llevamos 15 años trabajando y defendiendo los derechos de los migrantes”.

Agregó: “Lo claro es que necesitamos unirnos y quiero escuchar a toda la gente del grupo; lo peor es la indisciplina; ustedes tienen el apoyo del pueblo de México, pero si vienen pateando la cubeta”, será difícil.

Después, uno de los representantes de los centroamericanos les dijo que “este jueves no vamos a salir sino hasta el viernes a las 3:00 horas porque hay mujeres y hombres con los pies hinchados y con ampollas; por eso nos corretearon los agentes de Migración”.

Le pidió que “descansen y vayan al módulo de salud a que los atiendan y salgamos el viernes a paso tranquilo y unidos, porque lo que los agentes del INM quieren es que vayamos dispersos para atraparnos”.