Mientras Estados Unidos se enfrenta a la destrucción causada por dos potentes huracanes en tres semanas, los estadounidenses conmemorarán éste lunes el aniversario número 16 de uno de los días más duros para el país, el ataque terrorista del 11 de septiembre de 2001 por parte miembros de la red Yihadista Al Qaeda.

Miles de familiares de las víctimas del 11-S, sobrevivientes, rescatistas y otros, acuden al World Trade Center para recordar el ataque terrorista más letal de la historia en suelo estadounidense.

Dieciséis años después, los homenajes se ha convertido en un rito: la lectura de todos los nombres de los fallecidos, minutos de silencio, tañidos de campanas, y por la noche potentes haces de luz que iluminan el lugar donde estuvieron las Torres Gemelas.

La Casa Blanca dijo que Donald Trump presidió el evento.