Sin conocerlo mucho, cubanos esperan cambios con Díaz-Canel

6

Saben que no tiene el expediente de Raúl Castro ni el carisma ni la oratoria de Fidel. Algunos incluso no lo conocen, pero los cubanos esperan que su nuevo presidente Miguel Díaz-Canel potencie las reformas económicas para mejorar sus vidas.

“Esperamos más cambios. El poder pasa a una persona mucho más joven, con nuevas ideas, nuevas perspectivas, entonces esperamos que las reformas vayan más rápido”, consideró Yani Pulido, de 27 años y mesera en un bar privado de La Habana vieja.

Por televisión, en sus casas o centros laborales, los cubanos siguieron los detalles de la sesión histórica del Parlamento, de dos días, donde se eligió al ingeniero Díaz-Canel, en la víspera de su cumpleaños 58, como el primer presidente de la era post-Castro.

Tras el triunfo de la revolución en 1959 y desde que Fidel Castro asumió el gobierno en 1976, es la primera vez que un mandatario cubano no lleva el apellido Castro, no integra la generación “histórica”, no viste uniforme militar ni es el primer secretario del gobernante Partido Comunista (PCC, único).

Raúl continuará como líder del PCC hasta 2021, lo que para muchos ciudadanos garantiza la continuidad del proyecto socialista y de las reformas económicas que inició el gobernante saliente. La mayor expectativa entre los isleños es que Díaz-Canel logre legitimarse y pueda hacer avanzar la “actualización” (reforma) del modelo económico socialista, cuya aplicación enfrenta según el propio gobierno “errores y retrasos”. – Lo conozco de la tele – Alto, de cabello cano y con un aire al actor Richard Gere según sus admiradoras cubanas, Díaz-Canel ha ocupado en los últimos 24 años importantes cargos en el PCC y en el gobierno, pero algunos cubanos aseguran no conocerlo.

“De él sé muy poco. Un nuevo presidente que prácticamente no conocemos, a mí , eso me llama la atención (me preocupa)”, se quejó Raúl Portillo, de 79 años y custodio en una almacén estatal. Más del 70% de los cubanos nació bajo el gobierno de los hermanos Castro o envejecieron junto con los líderes históricos de la cúpula gobernante.

Las comparaciones resultan inevitables.

La camarera Yani Pulido es una de las admiradoras del flamante gobernante cubano. “Me impresiona un poquito por su parecido al actor estadounidense (Gere), pero no tiene el carisma ni la oratoria de Fidel. Si lo comparamos con Fidel, y es difícil no hacerlo, entonces claro que se queda corto”, añadió la joven, mientras atendía a sus clientes.

De Díaz-Canel “solo sé lo que transmite el noticiero de televisión”, dijo por su lado Héctor Fuente, de 36 años, conductor de un “bicitaxi”, refiriéndose a las apariciones cada vez más frecuentes de quien hasta ahora había sido primer vicepresidente de Cuba.

En Villa Clara, provincia del centro de la isla donde nació Díaz-Canel y se convirtió primero dirigente de la Unión de Jóvenes Comunistas y luego del PCC, lo recuerdan como un muchacho sencillo y de trato cordial. Incluso evocan los tiempos difíciles de la crisis económica de los 90 que generó en la isla la caída de la Unión Soviética, en que el ahora presidente solía transitar en bicicleta por las calles de la ciudad, animando no solo la economía sino la cultura.

“Es un dirigente de pueblo. Cuando él dirigió el partido aquí fue sensacional eso, porque ni tenía hora (de finalizar el trabajo) y estaba en todos los lugares”, declaró a la AFP el jubilado José González, que vive en Santa Clara, capital de Villa Clara. – “Más cambios” – Los cubanos aplaudieron las reformas económicas de Raúl Castro, que han quedado inconclusas.

Al nuevo gobierno le reclaman acelerar el ritmo, pues la vida cotidiana es dura con un salario promedio de 30 dólares al mes.

Osmany Rojas, de 41 años, quien para complementar sus ingresos alterna su trabajo de profesor de Deportes en una escuela estatal con el de portero en un bar privado, cree que las reformas de Raúl dejaron “cosas pendientes”. “Que retome la reforma económica con nuevas perspectivas, con otro tipo de pensamiento, quizás más abierto, y que sobre todo mejore los salarios y las opciones de trabajo para los jóvenes”, agregó. “Hace falta que Cuba evolucione, que se potencien nuevos caminos para lograr ese socialismo próspero y sostenible del que tanto hablamos”, dijo Dayana Cárdenas, de 18 años y estudiante de primer año de Medicina.

Los cubanos también se preguntan si Díaz-Canel podrá desarrollar toda su iniciativa para impulsar los cambios que necesita el país, de acuerdo con un plan aprobado por el PCC que va hasta 2030. “Cuando Fidel enfermó puso al hermano (Raúl), pero siempre lo guió, y con Díaz-Canel va a pasar lo mismo, Raúl lo va a guiar”, consideró el bicitaxista Fuente. “Díaz-Canel tiene que seguir un guión, que son los lineamientos (reformas) que fueron aprobados en el Congreso del partido. ¿Hasta que punto podrá salirse de ese guión?, no lo sé”, agregó.