Suman a 13 los fallecidos tras marchas del miércoles en Nicaragua

685

Una multitudinaria marcha en Managua en honor a las madres que perdieron a sus hijos en las recientes protestas fue fuertemente reprimida también dejando decenas de heridos. También hubo muertos en Estelí y en Masaya. Por otra parte, la policía denunció la muerte de dos miembros de la Juventud Sandinista en un ataque de encapuchados.

Grupos armados simpatizantes del presidente Daniel Ortega y efectivos de la Policía Nacional reprimieron con armas de fuego la mayor demostración cívica en contra del gobierno sandinista realizada en estos 43 días ininterrumpidos de protestas en Nicaragua: la marcha de las “Madres de Abril”.

Choques entre civiles y fuerzas represivas dejaron al menos 11 muertos, en su mayoría jóvenes, según indicó el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh). La mayoría de los fallecidos acompañaban a las mujeres este 30 de mayo cuando se celebra el día de las madres en el país centroamericano. En otros enfrentamientos por el resto del país se contaron al menos otros cinco fallecidos: cuatro en Estelí, en el noreste del país,masaya y uno en Masaya, cerca de la capital.

Posteriormente, en otro comunicado, el ejército confirmó dos muertes más (dos civiles herido por armas de fuego) y ocho heridos que fueron atendidos en el Hospital Militar, entre ellos seis policías.

De los fallecidos confirmados por el Cenidh, hay seis que fallecieron en Managua (entre ellos un joven de 15 años), cuatro en la ciudad norteña de Estelí y uno en Masaya.

La manifestación de la capital partió desde la rotonda Jean Paul Genie, sobre Carretera Masaya, una de las principales vías de acceso a Managua. Centenares de miles de personas desbordaron los ocho carriles de la autopista y se dirigieron hacia la Universidad Centroamericana (UCA), donde las madres de las víctimas de la represión —que deja cerca de 80 muertos— tenían previsto culminar su expresión de luto en esta fecha habitualmente festiva, y demandar al gobierno justicia por los asesinatos de su hijos.

Aunque el régimen Ortega y su esposa y vicepresidenta Rosario Murillo han reprimido las protestas opositoras durante abril y mayo, en este tiempo habían evitado confrontar las tres marchas multitudinarias previas convocadas por el sector privado, la iglesia católica y los universitarios.

La movilización de este 30 de mayo rebasó a las anteriores con creces, en un recorrido de 2.5 millas (4 kilómetros) que los manifestantes caminaron sin ningún temor. Lo impensable sucedió a las 4:40 de la tarde, cuando la marcha estaba a escasa distancia de finalizar.