Texas se prepara para más lluvias e inundaciones

23

Houston, una de las ciudades más afectadas por las inundaciones en Texas y Oklahoma, espera más tormentas durante al menos los próximos cinco días, dijo el Servicio Meteorológico Nacional.

Y lo que es peor: áreas de más al norte, incluyendo Dallas, podría registrar entre 5 y 10 centímetros de lluvia hasta el domingo, así como partes del este de Oklahoma. Eso significa que las corrientes pueden llegar a Houston, inundando partes de la ciudad una vez más.

Las autoridades pidieron una evacuación voluntaria en el lado occidental de la ciudad el miércoles mientras los meteorólogos advertían que era posible que el Río Colorado aumente su nivel y provocara inundaciones el jueves.

Muchos hogares en el lado oeste de la ciudad ya están inundadas, dijo el Servicio Meteorológico Nacional.

En el condado de Parker, Texas, al oeste de Fort Worth, las autoridades emitieron una orden de evacuación voluntaria para 250 hogares a lo largo del río Brazos, que se espera crezca por encima del nivel de inundación en los próximos días.

Y en el condado de Hays, también afectado por las inundaciones y donde ocho personas siguen desaparecidas, las autoridades se están preparando para más estragos.

“Estamos muy vulnerable en este momento”, dijo el comisionado de Hays, Will Conley. “Si recibimos una pequeña cantidad de lluvia, estaríamos de nuevo en una situación de emergencia”.

Al menos 21 personas han muerto en Estados Unidos por el mal tiempo en los últimos cinco días: 15 en Texas y seis en Oklahoma.

Otras 14 personas murieron en el norte de México, en Ciudad Acuña, Coahuila, por un tornado provocado por el mismo sistema de tormentas que afecta a Estados Unidos.

“La sala es una lavadora gigante”

La ferocidad del Río Blanco llegó hasta la casa de vacaciones de la familia Pérez, arrancando hasta la puerta.

“Oh no!”, gritó Sarah Pérez desde el segundo piso.

Un torrente de agua marrón llenó su casa en Wimberley, Texas, creando un torbellino de sillas y mesas.

“La sala se convirtió en una lavadora gigantesca”, dijo Ernie Pérez.

Su esposa preguntó en voz alta si debía llamar al 911. “El 911 no va a poder llegar por nosotros”, respondió.

Afortunadamente para la familia Pérez, los bomberos ya estaban en Wimberley.

“Vemos las luces intermitentes en la distancia. Vimos un equipo de bomberos con dos camiones y un barco”, dijo Ernie. “Mi hermano silbó y logró llamar su atención”.

El rescate del sábado por la noche fue de película, dijo, con los barcos y trabajadores de emergencia transportando a su familia en la oscuridad.