Gobierno de Peña Nieto denunció a los migrantes por su violento ingreso a México

116

La muerte de un hondureño como consecuencia de un enfrentamiento entre migrantes y policías federales en la frontera con Guatemala confrontó al gobierno mexicano con esta segunda caravana que ingresó a territorio nacional.

Este domingo hubo el reporte de un migrante hondureño muerto y diez más lesionados durante un enfrentamiento con elementos de la Policía Federal que intentaron contener la entrada de otro grupo de migrantes a México, que buscan llegar a Estados Unidos.

De acuerdo con información de medios, el hondureño murió al recibir el impacto de una bala de goma. Pero las autoridades mexicanas negaron la versión.

En conferencia de prensa, el secretario de Gobernación mexicano, Alfonso Navarrete Prida, afirmó que los policías federales no estaban armados ni siquiera con balas de goma, “que son consideradas no letales”, y condenó con dureza el uso de violencia para ingresar al país.

Afirmó además que, a diferencia de los policías mexicanos, los agresores –no se refirió a ellos como migrantes– sí iban armados incluso con bombas molotov, por lo que ya compartió información con los gobiernos de Guatemala y Honduras para detener a los responsables.