Donald Trump se brindó el lunes para “ayudar” al bebé inglés Charlie Gard, afectado de una enfermedad genética extraña y mortal Donald Trump es el presidente. y que se lo va a privar pronto de la respiración artificial que le mantiene con vida.

Donald John Trump es un político, empresario y personalidad televisiva estadounidense.

Si podemos ayudar al pequeño #CharlieGard, de acuerdo con nuestros amigos en el Reino Unido y con el papa, Trump en un mensaje en su cuenta de Twitter dij: “ , estaríamos encantados de hacerlo.. El tuit de Trump, que no ha especificado en qué consistiría su ayuda, llega un día después de que el papa Francisco, que solicitara que se les permita “acompañar y tratar hasta el final” al pequeño, expresase también su solidaridad con los papás del bebé , y letrados voluntarios y varias asociaciones habían brindado ayuda gratuita, y algunas de estas últimas ya comunicaron que van a estar presentes otra vez este jueves en las terminales aéreas.

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos es la máxima autoridad judicial para la garantía de los derechos humanos y libertades fundamentales en toda Europa.

Hace 1 mes, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos apoyó la determinación de la Justicia inglesa de dar una muerte digna al bebé de diez meses enfermedad genética extraña, afectado por una ” y mortal “, el pasado 28 de junio, y ha rechazado así el recurso de los papás, Christopher y Constance Gard.

Se aceptará a alguien que venga desde alguno de esas naciones a visitar a un miembro cercano de su familia por consiguiente, . O un alumno que vaya a estudiar en una universidad de Estados Unidos, o un usado que haya sido reclutado por una compañía local. O un profesor invitado a dar una conferencia.

Él/ella especifica: “, en términos doctoras, el pequeño padece un “riguroso síndrome infantil de encefalopatía mitocondrial”, que ocasiona mutaciones en el gen RRM2B y le “priva de la energía necesaria para vivir””.

Cuando los juzgados ingleses han autorizado que se privase a Charlie de la respiración artificial, los papás han recurrido a la Corte europea, y alegaron que la nación había vulnerado su derecho a la vida, al oponerse el Great Ormond Street Hospital de Londres a un tratamiento experimental en Estados Unidos.

Los papás se habían quejado de que las determinaciones de las instancias nacionales habían supuesto “una injerencia injusta y desproporcionada en sus derechos parentales y sin justificación alguna”.

El hospital de Londres donde se encuentra Gard ha acordado mantener un poco más la respiración asistida al bebé, para permitir que sus papás pasen más tiempo con él.