Trump dice que Estados Unidos es el “único país” que ofrece ciudadanía por nacimiento

120

El presidente Donald Trump dijo en una entrevista con Axios difundida el martes que planea firmar una orden ejecutiva que eliminaría el derecho a la ciudadanía de bebés nacidos en territorio estadounidense a inmigrantes no autorizados o no ciudadanos.

“Somos el único país del mundo donde una persona viene, tiene un bebé, y el bebé es prácticamente un ciudadano de Estados Unidos (…) con todos sus beneficios”, dijo Trump. “Es ridículo. Es ridículo. Y tiene que acabar”.  Pero más de 30 países como Canadá, la mayoría en el hemisferio occidental, ofrecen este derecho conocido jurídicamente como ‘Ius soli’ cuya traducción del latín es ‘derecho del suelo’.

Bajo la Constitución, se les otorga ciudadanía a niños nacidos en Estados Unidos o en territorios estadounidenses, por lo que dicha orden ejecutiva probablemente se enfrentaría a una dura batalla lega. La Decimocuarta Enmienda: ““Todas las personas nacidas o naturalizadas en los Estados Unidos, y sujetas a su jurisdicción, son ciudadanos de los Estados Unidos y del estado donde residen”.

Según el Harvard Human Rights Journal que hace un análisis de este derecho, solo cinco países de 35 en las Américas no ofrecen ciudadanía automática a los hijos de los indocumentados nacidos en el país. Las Bahamas solo ofrece ciudadanía si uno de los padres es ciudadano, al igual que Colombia. En Haiti, solo se ofrece ciudadana a una persona cuya madre haya nacido en el país o a través de un proceso de naturalización. En Surinam el derecho a la ciudadanía no forma parte de la Constitución y la Republica Dominicana eliminó este derecho a hijos de padres indocumentados a través de una enmienda constitucional en 2010.

En el caso de EEUU, muchos eruditos creen que el dilema se resolvió mediante una decisión de 1898 de la Corte Suprema que involucraba a un hombre nacido en los Estados Unidos de padres chinos que vivían en el territorio legalmente.

Al regresa de un viaje al extranjero, a Wong Kim Ark se le impidió ingresar al país porque no era ciudadano. Se defendió y ganó. Por una votación de 6 a 2, el Supremo dijo que la Decimocuarta Enmienda se aplica a prácticamente todos los nacidos en el territorio, excepto a los hijos de enemigos de los EEUU o de diplomáticos extranjeros, o los niños nacidos en reservas de nativos estadounidenses, que se consideraban entidades soberanas.

“La enmienda incluye a los niños nacidos en el territorio de los Estados Unidos de todas las demás personas, de cualquier raza o color, domiciliados dentro de los Estados Unidos”, concluyó el tribunal en ese entonces.

Unos cien años después, en 1982, la Corte Suprema utilizó un lenguaje que parecía indicar la protección se aplicaba también a los hijos de inmigrantes indocumentados.

Al dictaminar que Texas debe brindar educación pública gratuita a niños indocumentados, el tribunal dijo en una nota al pie de página que “no se puede establecer una distinción plausible con respecto a la ‘jurisdicción’ de la Decimocuarta Enmienda entre los residentes cuya entrada a los Estados Unidos fue legal, y residentes extranjeros cuya entrada fue ilegal”.