Un piloto desaloja del avión a una niña autista por sentirse incómodo

27

Una pareja estadounidense y su hija adolescente con autismo tuvieron que abandonar el avión en el que viajaban por petición expresa el piloto, que aseguró “sentirse incómodo” con su presencia. Hasta el punto que le llevó a hacer una parada de emergencia para desalojar del aparato a la familia, informa The Independent.

Donna Beegle viajaba con su hija Juliette Forbes, de 15 años, desde Houston a Portland cuando el piloto de United Airlines aterrizó en Salt Lake City, donde conminó a la familia a bajar del avión, según informa cadena estadounidense KOIN.

Forbes, que tiene problemas para expresarse, llevaba horas sin comer. Aunque estaba tranquila, su madre era consciente de que existía el riesgo de que se alterase por lo que preguntó a la tripulación de cabina si tenían alguna comida caliente que ella pudiera comprar. Sin embargo, esto solo es posible para los pasajeros de primera clase. La azafata le dijo a la madre que no podía hacer ninguna excepción, aunque ella pagara.

Fue entonces cuando la madre explicó que si su hija no comía algo caliente esto podría alterar su conducta y quizás molestar a alguien. Entonces recibió una bandeja con la cena, comió con normalidad y no pasó nada más. Según declaró más tarde la madre, su hija era muy exigente en cuanto a la comida se refiere.

Aproximadamente media hora después el piloto anunció por megafonía que iba a realizar una parada de emergencia en Salt Lake City “en la parte trasera del avión porque uno de los pasajeros tiene problemas de comportamiento”.

La policía y el servicio médico subió abordo (algo que se puede ver un vídeo grabado por uno de los pasajeros y colgado en YouTube), una vez que el aparato hubo aterrizado, y dijeron a la familia que tenía que abandonar el avión porque el piloto había dicho que se sentía incómodo volando con la adolescente en el aparato.

La madre preguntó a continuación al resto de los pasajeros si suponía la presencia de su hija algún problema, y contestaron que «la dejaran en paz». Para ella, esta actuación es la consecuencia de la ignorancia y «el miedo de la gente al autismo». Su intención es presentar una demanda contra la compañía aérea por discriminación.

Por su parte United Airlines, en un comunicado, justifica su comportamiento asegurando que actuó por la seguridad de todos los pasajeros.