Una niña de 7 años se reunió con su madre tras casi 2 meses detenida en Estados Unidos

588

La niña de 7 años había estado separada de su familia, sola, en detención, por casi 2 meses.

Este domingo, ella y su madre se reunieron entre lágrimas en el aeropuerto de Miami-Dade.

Los pasajeros que las rodeaban, ocupados en pedir su equipaje, no se dieron cuenta de la emotiva historia que ocurría frente a ellos cuando Buena Ventura Martín-Godínez, de 29 años, abrazó a su hija por primera vez desde que la dejó en su casa en Guatemala, hace 61 días.

Martín-Godínez se quedó con su familia en Miami después de que cruzó la frontera con su hijo y pidió asilo el 1 de mayo.

Su esposo cruzó con su hija, Janne Idali Godínez Martín, poco después, el 8 de mayo. No sabían que Jeff Sessions, secretario de Justicia de Estados Unidos, había anunciado el día anterior que todos los adultos que cruzaran la frontera ilegalmente serían acusados ​​de delitos federales. Ello obligaría a los padres a separarse de sus hijos.

El esposo de Martin-Godinez fue detenido en Atlanta. Janne fue detenida y llevada a Michigan.

Durante ese tiempo, Janne se enfermó. Pese a que Martín-Godínez es una enfermera en Guatemala, no pudo ayudar a su hija. Las separaba más de 2090 kilómetros de distancia.

Este domingo, Janne agarró un muñeco de peluche mientras su madre se secaba las lágrimas.

“Ella pide que nunca vuelvan a separarla de su madre”, dice Martin-Godinez, traduciendo al español lo que su hija dijo en su idioma materno.

El mensaje de la madre a otras madres: Si estás pensando en solicitar asilo aquí, busca otro país. “Aquí las leyes son duras y las personas no tienen corazón”, dijo.

Como enfermera en su ciudad natal de Huehuetenango, Martín-Godínez tenía un buen salario, y su esposo, Pedro Godínez Aguilar, había comenzado un negocio. Pero eso llegó con exigencias constantes de las pandillas locales. “Fuimos amenazados con que, si no les pagamos, nos matarían a nosotros o a nuestros hijos”, dijo.

Así que su esposo y ella decidieron que ella se iría con su hijo de 10 meses, Pedro, el 1 de mayo, y que se uniría a su hija después de que terminara el año escolar.

Tomó un autobús a Arizona desde su pueblo en la frontera México-Guatemala, y pidió asilo. Ella y su hijo fueron detenidos durante una semana antes de ser liberados. Siguió su camino desde Arizona a Miami para conocer a su cuñado. Allí espera su juicio.

Pero una vez que Martín-Godinez llegó a Estados Unidos, en Guatemala se enteraron y, según ella, las amenazas a su esposo empeoraron. Decidió abandonar Huehuetenango de inmediato, sin siquiera decirle a su esposa que se iba temprano.

Fue en Miami que Martín-Godínez recibió la primera llamada de su hija. “Ella estaba preguntando por qué estaba allí, por qué estaba separada. ¿Por qué no puede ver a su madre, a su padre y a su hermano?”, Dijo.

Martin-Godinez no tenía idea de dónde se encuentra Michigan en relación con Miami, pero sabía que estaba muy lejos.

“Mi hija me llamó … diciéndome durante días que tenía fiebre alta y mucho dolor de dientes”, recordó la madre.

Si hubiera podido hablar con su hija durante esos tiempos oscuros, su mensaje habría sido simple, dijo: “Te amo, lo siento por lo que está pasando y trabajaré duro para solucionarlo”.

Pero el domingo, en el aeropuerto internacional de Miami-Dade, tanto Janne como su madre tenían una gran sonrisa en sus caras. Cuando salieron del aeropuerto, el alivio de Martín-Godínez era palpable. ¿Su plan para celebrar? Ir a casa juntos. Y comer un poco de pizza.

Por ahora, es una gran victoria en una pelea más grande para que su familia se reúna.

“Me siento feliz de que mi hija esté conmigo”, dijo Martin-Godinez. “Pero, por otro lado, triste porque mi esposo todavía está en la cárcel y le dijeron que lo deportarían a Guatemala”, agregó.

“Nos escapamos buscando una vida aquí”, dijo, si regresa, su vida corre peligro.