Viajó a Miami para hacerse una cirugía cosmética y murió al día siguiente. La autopsia aclara la causa

622

Delma Pineda, una mujer de San Francisco, California, que murió en marzo un día después de someterse a varios procedimientos cosméticos en una clínica de Miami, falleció a causa de una hemorragia cerebral posiblemente relacionada con una rara anomalía congénita, según el informe de la autopsia realizada por la Oficina Forense de Miami-Dade.

El reporte forense, al que tuvo acceso el Nuevo Herald, concluyó que la asistente médica de 44 años murió de causas naturales debido a que un quiste aracnoideo que tenía en el cerebro empezó a sangrarle de manera espontánea.

“Este es un caso rarísimo”, resumió Sergio González-Arias, decano ejecutivo de asuntos clínicos de la Facultad de Medicina Herbert Wertheim de la Universidad Internacional de la Florida (FIU), quien fue consultado como experto en neurología y no tiene relación con Pineda o su autopsia.

González explicó que los quistes aracnoides —cavidades llenas del líquido cefalorraquídeo en el cerebro— son bastante inusuales debido a que solo se presentan en menos del 2 por ciento de la población. Que además se haya producido un sangramiento espontáneo dentro de ese quiste es aún más raro, afirmó.

El también jefe de Neurocirugía del Hospital Baptist de Miami dijo que estos quistes “no tienen consecuencias graves y los pacientes rara vez presentan síntomas”. Quienes sí experimentan síntomas suelen tener dolores de cabeza o convulsiones.

En los casos de sangramiento, las causas suelen ser por trauma o de manera espontánea, como en el caso de Pineda.

“Yo no veo relación [entre la muerte de Pineda] con la cirugía cosmética que se realizó”, aseguró el neurólogo tras analizar el reporte forense. Indicó que la anestesia pudo haber generado cambios de presión en el cuerpo de Pineda que pudieron a su vez haber provocado la hemorragia, pero “no podemos afirmar que esté relacionado a eso”.

El doctor Scott Loessin, quien operó a Pineda en la clínica CG Cosmetic en Miami, afirmó también que la muerte de la mujer californiana no está relacionada con la cirugía que él le practicó el 5 de marzo.

“Deseo que esto no hubiera pasado, pero no sé cómo hubiéramos podido prevenirlo. Su muerte no tiene ninguna relación con la cirugía”, dijo el doctor en una entrevista por teléfono. “Me siento terrible por la paciente, por sus hijos y por toda la situación, es terrible”.

Miami, el último destino

Pineda, de origen salvadoreño, viajó de San Francisco a Miami para realizarse el 5 de marzo un aumento de senos, reducción del abdomen y liposucción del abdomen y del costado en la clínica CG Cosmetic, ubicada en 2601 SW 37th Ave #100.

A la mañana siguiente de la operación, la mujer cayó inconsciente en el baño de la vivienda de una amiga en el suroeste del Condado Miami-Dade y fue trasladada de emergencia al hospital Jackson South Community, donde falleció horas después.

Los registros de la Oficina Forense de Miami-Dade señalan que Pineda fue pronunciada muerta el martes 6 de marzo a las 4:30 p.m.

La amiga, Cindy Barahona, quien estuvo con Pineda en sus últimos días de vida, dijo en marzo a el Nuevo Herald tras la muerte que le inquietaron dos detalles sobre la cirugía: que su ex compañera de bachillerato salió muy tarde de la clínica —cerca de las 9:30 p.m.—, y otra que le realizaron la operación pese a que faltaba un exámen que le habían mandado a realizarse.

Barahona dijo que la mañana del 5 de marzo, los empleados de CG Cosmetic mandaron a Pineda a realizarse un ultrasonido en otro centro médico que en ese momento estaba cerrado. Cuando ambas regresaron a la clínica con las manos vacías, los trabajadores iniciaron los trámites para la operación sin preocuparse por la ausencia de esa prueba, afirmó.

Consultados sobre esas inquietudes, personal de la clínica dijo que no podían comentar sobre ningún caso en específico.

En un comunicado enviado por el abogado Daniel Simon a el Nuevo Herald , CG Cosmetic indicó que “ha estado en contacto con la familia [de Pineda] durante todo este proceso. Es de nuestra conocimiento preliminar que los eventos que dieron lugar a este incidente no están relacionados con los servicios de CG Cosmetic”.

Pineda deja dos hijos, de 4 y 17 años. El menor se encontraba con ella en el momento de su muerte en Miami.