Un padre de familia de Bolivia quiso darle un “castigo ejemplar” a su hijo menor de edad por haber llegado borracho a casa, pero su objetivo se salió de control y recibió una lluvia de críticas.

Y no es para menos, ya que el hombre al ver a su hijo en estado de ebriedad, lo ató de las manos y lo lo obligó a recargarse en un sillón y comenzó a golpearlo con un cinturón en la espalda.

Los hechos fueron grabados en un video que fue compartido en las redes sociales y desató una lluvia de críticas contra el padre por haber sido tan agresivo con el menor de 17 años.

Ante la presión en las redes sociales, y la amenaza de las autoridades bolivianas de actuar por la violencia ejercida contra el menor, el padre admitió su error y ofreció una disculpa pública y dijo que solo quería educar a su vástago.

“La verdad exageré con hacerlo eso, y si la Defensoría viene a querer meterme preso, me iré preso, pero contento por saber que eduqué a mi hijo”, expresó el padre de familia.

Las reacciones en al escuela del menor también fueron en contra del padre por abusar de la violencia  al tratar de “castigarlo”.