Miami. El poderoso huracán Irma dejó el miércoles una estela de destrucción a su paso por el Caribe, destrozando casi totalmente las islas de St. Martin y Barbuda, lugares en los que dejó cuatro muertos y uno respectivamente, además de cobrar tres víctimas fatales en Puerto Rico, mientras avanza hacia República Dominicana, Haití y Cuba, antes de dirigirse a Florida el fin de semana. Un surfista falleció en Barbados y las autoridades de Anguilla reportaron otra víctima fatal en el lugar.

En su reporte más reciente, el Centro Nacional de Huracanes estadounidense indicó que las tormentas azotarán a Cuba durante el viernes y sábado y señaló que “la amenaza de impactos peligrosos en Florida continúa creciendo“.

“No se enfoquen en el recorrido exacto de Irma. Hay una alta probabilidad de que la tormenta y las condiciones del huracán se sientan bastante lejos del centro“, advirtió el Centro Nacional de Huracanes en su último boletín. Irma mantiene vientos sostenidos de más de 280 kilómetros por hora, por lo que sigue siendo de categoría 5, la máxima en la escala.

El gobernador de Georgia, Nathan Deal, ordenó este jueves la evacuación obligatoria de la ciudad de Savannah y otras zonas costeras de este estado del sur de Estados Unidos a partir del sábado. Deal dijo que todos los habitantes del condado de Chatam, de unos 300.000 habitantes y que incluye a Savannah, deberán abandonar el área a partir del sábado, y anunció el despliege de 5.000 efectivos de la Guardia Nacional.

A media jornada, las autoridades francesas redujeron el balance de víctimas mortales en St. Martin y reportaron que había cuatro muertos en la isla, en lugar de ocho, como se había reportado previamente. También indicaron que hay al menos 50 heridos.

El gobernador de Florida, Rick Scott, reportó que al menos 31 mil personas fueron evacuadas de Los Cayos, el archipiélago turístico donde el miércoles se urgió a la población a buscar refugio. Además, se trasladó a todos los pacientes de los hospitales de la zona.