Zuckerberg admite que las redes son un arma y que Facebook está en una “carrera armamentista”

440

El artículo de opinión recientemente publicado por Mark Zuckerberg en The Washington Post, “debería eliminar cualquier duda” sobre que Facebook se ha convertido en poco más que un vehículo para la censura del Gobierno de EE.UU. y la propaganda occidental, escribe la analista irlandesa Danielle Ryan.

En abril Zuckerberg testificó ante la Comisión de Inteligencia del Senado de EE.UU. Allí quedó claro que Facebook estaba directamente relacionado con la propaganda en las elecciones presidenciales de 2016, sostiene la autora. Probablemente, después de haber sentido placer tras participar de los ‘grandes juegos políticos’, el director de Facebook sobreestimó su importancia y escribió un “breve y ágil” artículo para The Washington Post, con un contenido verdaderamente alarmante por el grado de exageración de la importancia del papel que desempeña en la regulación de los asuntos políticos de relevancia global, opina la autora.

Facebook como un arma contra la desinformación

En su nota, Zuckerberg admitió que Facebook era una arma en un combate contra “actores de mala fe”, la información falsa y el “contenido incorrecto”, con el fin de “proteger la democracia”. Además, reafirmó su compromiso de ganar esta “carrera armamentista”.

Luchar contra el mal es, por supuesto, valiente y heroico. Aunque, afirma Danielle Ryan, el problema es que en el mundo de Zuckerberg, con una división muy estricta entre ‘los buenos’ y ‘los malos’, ‘los buenos’ siempre están vinculados a los gobiernos occidentales. Mientras tanto, ‘los malos’ son los que a estos gobiernos no les gustan, agrega.