Nayib Bukele se proclama presidente electo de El Salvador

Con más del 70% de votos registrados en el escrutinio preliminar, Nayib Bukele, candidato por la Gran Alianza por la Unidad Nacional (GANA) es el virtual presidente electo de El Salvador.

Con cerca de un millón de votos su partido GANA logra un 53% de los votos, sobre los 593.000 de Carlos Calleja, de Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), que alcanza un 32% de los votos válidos.

“Queremos anunciar con plena certeza que hemos ganado la presidencia de la República. Si se pudo. Ganamos la presidencia de la República de El Salvador en primera vuelta”, dijo el candidato a las 9:19 de la noche en un hotel capitalino.

“Hemos ganado en los 14 departamentos”, agregó el exalcalde de San Salvador que convocó a sus correligionarios a una celebración en el centro histórico de la ciudad.

Bukele llega al poder tras arrebatar la presidencia a su expartido, el izquierdista Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), mediante el que conquistó las alcaldías de Nuevo Cuscatlán y San Salvador.

El FMLN, que tuvo como candidato al excanciller Hugo Martínez, quedó en un lejano tercer lugar quien reconoció la derrota casi al mismo tiempo que Bukele se proclamaba ganador.

A las 9:35 de la noche Carlos Calleja, candidato por ARENA, reconoció la derrota. “Reconocemos los resultados de la elección y vamos a llamar al presidente electo para desearle la mejor suerte”, dijo el empresario.

Calleja reconoció además que el país vive un momento crítico y que se necesita de acuerdos. El político, miembro de la familia dueña de Grupo Calleja, el principal operador de supermercados en el país, dicjo que regresará a sus labores en la empresa y al frente de la Fundación Calleja.

¿Outsider?

Pese a que el exalcalde de San Salvador, Nayib Bukele, se vende como un ‘outsider’ fue militante del FMLN y tras varios reveses logró inscribir -en forma exprés- una candidatura bajo la bandera de GANA, un partido que nació tras una fuga de diputados de la opositora ARENA.

De confirmarse los resultados, Bukele será el presidente más joven de la república salvadoreña. Un político que ha sabido conquistar a los votantes descontentos con tres décadas de mandatos repartidos entre ARENA (1989-2009) y FMLN (2009-2019), partidos que han sido salpicados por escándalos de corrupción y han tenido poco éxito en contener la inseguridad y en fomentar la economía.

Gracias a una estrategia enfocada casi íntegramente a las redes sociales, el nuevo presidente deberá materializar los apoyos de los votantes que le permiten conquistar la presidencia para el período 2019-2024.

Deberá pactar una alianza para poder gobernar con la derecha conformada por los partidos ARENA, Democracia Cristiana y Concertación Nacional que dominan el actual Congreso, en funciones hasta 2021.

Inseguridad, la prioridad

Quien resulte ganador deberá atender el ya viejo problema de las violentas pandillas, que extorsionan a la población y fueron responsables de la mayoría de los 3.340 homicidios cometidos en 2018 en El Salvador, un país con una tasa de 51 muertes por cada 100.000 habitantes.

“El nuevo presidente debe ofrecer soluciones atrevidas en el tema de la seguridad”, declaró a la AFP el analista y profesor de la Escuela Superior de Economía y Negocios (ESEN) Carlos Carcach.

En el pasado, gobiernos de derecha apostaron por la represión o negociaron en secreto con las pandillas.

La izquierda, en tanto, con el expresidente Mauricio Funes (2009-2014), alentó una tregua entre las dos principales pandillas que redujo temporalmente los homicidios.

Cada año miles de salvadoreños emigran por la violencia y la falta de empleo.

Estancamiento económico

El nuevo gobierno, que tomará posesión el próximo 1 de junio deberá enfrentar también el lento crecimiento de una economía dolarizada que en los últimos cinco años no ha logrado llegar al 3% de crecimiento anual.

“La debilidad de la economía salvadoreña está asociada a las reformas que se implementaron después de la guerra (1980-1992);reformas cuyo centro fue la liberalización”, destacó en un editorial la jesuita Universidad Centroamericana (UCA).

Según la UCA, “el único éxito del modelo de corte neoliberal fue la concentración de la riqueza en pocas manos” y el país vive las consecuencias con “la violencia, el desplazamiento, la migración forzada y las maras (que) son subproducto del modelo implementado”.

“El Salvador necesita más fuentes de trabajo, y más seguridad en cada esquina”, exigió este domingo Daniel Morales, un estudiante universitario de 24 años, antes de emitir su voto.

Asimismo, tendrá que lidiar con una deuda que ya roza el 75% del PIB y un entorno internacional poco favorable ante los pronósticos de una desaceleración de la economía mundial.