Niña de 10 años es la primera victima de este verano