Niña desaparecida, tumbas vacías y miles de huesos hallados: ¿qué se sabe del jeroglífico caso que investiga el Vaticano?

Miles de huesos fueron descubiertos la semana pasada en dos osarios subterráneos en el Cementerio Teutónico vaticano como parte de la investigación del caso de Emanuela Orlandi, una menor desaparecida en 1983 a la edad de 15 años. El inesperado hallazgo abre un nuevo capítulo en el enigmático caso, que de momento genera más preguntas que respuestas.

Desaparición y teorías: ¿Quién es Emanuela Orlandi?

Emanuela Orlandi, hija de un empleado vaticano, desapareció misteriosamente en junio de 1983 a la edad de 15 años, a la salida de sus clases de música. Su desaparición constituye uno de los casos más misteriosos de Italia, y ha dado lugar a numerosas conjeturas y teorías de conspiración.

Así, llegó a atribuirse a un secuestro por parte de la mafia, como medida de presión para recuperar un préstamo que se le habría hecho a la Santa Sede. Otras fuentes afirmaban que la menor habría sido secuestrada para exigir la liberación de Mehmet Ali Agca, el turco que intentó asesinar al papa Juan Pablo II en 1981.

La familia de la desaparecida, y en especial su hermano Pietro, habitualmente crítico con la escasa colaboración del Vaticano en el caso, continúan incansablemente tratando de encontrar a Emanuela y reclamando justicia. «Mi deber es buscar la verdad», declaró el pasado 11 de julio.