No hay que matarse por partidos políticos