“No voy a gastarme el dinero de los tijuanenses en migrantes hondureños”, alcalde de Tijuana Juan Manuel Gastelum

“Han llegado todos de golpe, con un montón de gente; no todos, pero muchos son agresivos y arrogantes”, dijo hace unos días el regidor, Juan Manuel Gastelum. Hoy se ha quejado de la falta de ayuda del Gobierno federal: “No tenemos la infraestructura suficiente y necesaria par atender con cabalidad a estas personas para darles un espacio digno”. Y ha añadido, en un comunicado oficial: “No voy a gastarme el dinero de los tijuanenses” en ayudarles. Según sus cálculos, ha gastado ya más de 500.000 pesos (unos 25.000 dólares) desde la semana pasada.

Gastelum ha cifrado en 4.976 los inmigrantes centroamericanos llegados en los últimos días en la caravana originada en Honduras. Las autoridades estadounidenses tramitan alrededor de un centenar de solicitudes de asilo al día, y a la llegada de estos inmigrantes ya había una fila de espera de alrededor de 2.000, por lo que los centroamericanos, en el mejor de los casos, podrían pasar semanas si no meses en Tijuana a la espera de conocer sí podrán entrar en Estados Unidos.

Además, el Gobierno estadounidense (que ha prohibido dar asilo a quienes no lo pidan en los puertos de entrada, y ha desplegado a casi 6.000 soldados y más de 2.000 miembros de la Guardia Nacional en la frontera) prepara un plan que obligaría a los solicitantes de asilo a esperar en México hasta conocer si se les concede o no, siempre y cuando no teman por su seguridad en ese país.