Berta Cáceres, la hondureña que ganó el premio Goldman por sus luchas ambientales

Ni las amenazas de violarla y lincharla. Ni las amenazas de atacar a su madre y secuestrar a sus hijas. Ni el asesinato de sus compañeros. Nada pudo detener la lucha de una mujer hondureña: doña Berta Cáceres.

Este es un retrato que la BBC hizo sobre esta luchadora hondureña, asesinada esta mañana del jueves:

Es una madre de cuatro hijos cuya campaña contra un polémico proyecto hidroeléctrico con financiación internacional le valió en abril de 2015 uno de los premios ambientales más prestigiosos globalmente, el premio Goldman.

Berta Cáceres organizó al pueblo lenca, la mayor etnia indígena de Honduras, en su lucha contra la represa de Agua Zarca. La construcción estaba prevista en el noroeste del país en el Río Gualcarque, sagrado para las comunidades indígenas y vital para su supervivencia.

2015_BertaCaceres_101

La campaña emprendida por Cáceres logró que el constructor más grande de represas a nivel mundial, la compañía de propiedad estatal china Sinohydro, retirara su participación en el proyecto hidroeléctrico.

La Corporación Financiera Internacional, institución del Banco Mundial que invierte en el sector privado, también abandonó la iniciativa.

Cáceres siempre vivió bajo amenazas en un país donde es el más peligroso en todo el mundo para los defensores ambientales, según un informe divulgado por Global Witness, una ONG con sede en Londres.

Importante :  VIDEO: Familiares y amigos le dieron eltimos adiós al futbolista Arnold Peralta

Asesinatos
El informe titulado “¿Cuántos más?” señala que en 2014 Honduras fue el país que registró más asesinatos per capita de defensores del ambiente en todo el mundo.
Servicio en memoria de líderes lenca asesinados durante la campaña contra la represa de Agua Zarca

De las 116 muertes de ambientalistas que se documentaron el año pasado –el número real puede ser mayor- casi tres cuartas partas ocurrieron en América Latina, especialmente en Honduras, Brasil y Perú.

En el caso de Honduras, entre 2002 y 2014 se produjeron 111 asesinatos de activistas ambientales en territorio hondureño. “Más de 80 tuvieron lugar sólo en los últimos tres años en una región, Bajo Aguán”, dijo Chris Moye, de Global Witness, a la BBC.

La ONG cuestiona que mientras los gobiernos se reúnen constantemente a discutir en foros globales el cambio climático, quienes están a la vanguardia de la defensa de ríos y bosques mueren impunemente sin siquiera generar cobertura en la prensa internacional.

RELATOS

Para Chris Moye, el caso de Berta Cáceres es representativo de la persecución sistemática a la que se enfrentan los defensores del ambiente en Honduras.

¿Cuál es la historia de esta mujer cuyo pueblo se considera guardián de los ríos?
“Aprendí de mi madre”

Importante :  Compradores empiezan a abarrotar los mercados sampedranos

Cáceres asegura que aprendió de su madre el sentido de la justicia.
Berta Cáceres junto a su madre doña Berta en La Esperanza, Intibucá, Honduras
Image caption

Cáceres junto a su madre doña Berta, partera y enfermera que asisitió a refugiadas salvadoreñas. “Somos de una familia de muchas mujeres a las que le ha tocado luchar solas”.

“Crecí en un hogar dirigido sólo por mi mamá y desde temprano ella trabajó en la defensa de los derechos humanos”.

Su madre, doña Berta, fue partera, enfermera y alcaldesa y en la peor época de la represión de los 80 se dedicó atender la salud de refugiadas salvadoreñas.

150422112722_berta_premio2_624x351_goldmanenvironmentalprize
“A mi madre le tocó vivir dictaduras, golpes de Estado, y hasta hoy en día me motiva para continuar con esta lucha”.
La actitud frente a la vida de doña Berta marcó profundamente a su hija. De niña ayudó a su madre, participó luego activamente en organizaciones estudiantiles y en 1993 cofundó el Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras, COPINH.

“Pueblo milenario”
La defensa de la naturaleza es parte del ADN de Cáceres y está enraizada en su identidad lenca. Río Gualcarque, sagrado para los lencas y vital para su supervivencia.
“Actualmente somos más de 400 mil lencas. Somos un pueblo milenario en Honduras y el oriente de El Salvador.”
“Nos consideramos custodios de la naturaleza, de la tierra, y sobre todo de los ríos”, dijo Cáceres a la BBC. En la tradición lenca, en los ríos residen los espíritus femeninos y las mujeres son sus principales guardianas.

Importante :  Una bebé fue asesinada en Tegucigalpa

Una de las mayores luchas por esos ríos ha sido de Agua Zarca. La represa de Agua Zarca Fue en 2006 que la comunidad lenca de Río Blanco buscó la ayuda de la organización fundada por Cáceres.

“Comenzó a ingresar maquinaria pesada al lugar. Ahí se dieron cuenta que era un proyecto hidroeléctrico, nadie del gobierno les había comunicado nada”.

Cáceres había sufrido múltiples amenazas de muerte y secuestro. También demandas judiciales con “cargos fabricados”, según Global Witness.

150422113110_berta_premio4_624x351_goldmanenvironmentalprize

El proyecto de la represa de Agua Zarca fue aprobado con una concesión a la empresa hondureña Desarrollos Energéticos SA, DESA, que inicialmente logró el respaldo de la compañía china Sinohydro.

La organización que concedió el premio a Cáceres señala que a partir del golpe de estado de 2009, Honduras vio un aumento explosivo de megaproyectos, especialmente vinculados a la provisión de energía barata para concesiones mineras.

La represa de Agua Zarca “hubiera significado desplazamientos y hubiera impedido a la comunidad desarrollar sus actividades agrícolas. No sólo se privatiza el río sino varios kilómetros a la redonda”, dijo Cáceres a la BBC.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here