Hondureños no quieren trabajar como vendedores de ruta