La mitad de la capital con escasez de agua potable