Lleno de vendedores el centro de San Pedro Sula